Entries Tagged 'Mitos y Leyendas' ↓

ANTIPATÍA INSÓLITA

ANTIPATÍA INSÓLITA
Según los astrólogos el sentimiento de repulsión que a veces se siente contra una persona ó un objeto es provocado por los astros.
De esta forma dos personas nacidas bajo la misma influencia sentirán los mismos deseos y las mismas aficiones.
Se amarían sin saber que les impulsaba a ello, así como se aborrecerían sin motivo alguno si hubiesen nacido en conjunciones opuestas.
No obstante esto no explicaría la antipatía que ciertas personas sienten contra cosas triviales, como por ejemplo:
Julio Cesar no podía oír cantar a un gallo sin ponerse a temblar.
María de Médicis no podía ver una rosa ni pintada.
Enrique III Rey de Francia abandonaba una habitación cuando entraba en ella un gato.
Ladisiso, Rey de Polonia se turbaba al ver manzanas.
Erasmo sufría de calentura cuando olía pescado.
Tycho Brahe, el famoso astrónomo caía al suelo cuando aparecía una liebre ante él.
Un noble inglés, según cuentan viejas leyendas, se desmayaba cada vez que le recitaban el capítulo 53 de Isaías.

SECTAS – Antonistas

ANTONISTAS
A finales del siglo XIX vivía en Bélgica un buen hombre llamado Antoine Louis (1846-1912).
Un destino singular convirtió a este obrero minero y más tarde sereno de una fábrica de chapas, en el fundador de una religión que hoy cuenta con varias decenas de miles de fieles tanto en Bélgica como en Francia.
El padre Antonio era un espíritu religioso e inquieto.
La muerte de su hijo en 1893, que el no admite, lo impulsa a convertirse al espiritismo.
Un día los espíritus le anuncian que está dotado de poderes.
De esta forma empieza curando a los enfermos por medio de la “Imposición de Manos”, tarea que realizan tanto hermanos como hermanas que han logrado captar el “Fluido Universal”, y gracias a la bondad, impone las manos a los enfermos que se agolpan en su casa de Jemeppe-sur-Meuse.
Luego funda una nueva religión en 1908.
Después de su muerte, su mujer, la madre, retoma la antorcha.
Está secta se encuentra difundida sobre todo en Francia y Bélgica con 55 templos, 25 de ellos en Francia y 3 en Paris.
Cuenta entre 10,000 y 20,000 miembros y numerosos simpatizantes más de 2,000 entre hermanos y hermanas que ejercen sus funciones vestidos totalmente de negro.
Obtienen sus recursos de las donaciones espontáneas de sus fieles, y ejercen varias actividades caritativas.
Con ese motivo, los antonistas inauguraron un nuevo templo en Burdeos.
Para este acto, alquilaron un tren especial, en razón del gran número de peregrinos.
Su culto es “La Operación en nombre del Padre”, todas las mañanas excepto los sábados y “La Enseñanza del Padre” los domingos.
Su doctrina es semiespiritista y Teosófica.
Admiten a 4 grandes profetas Adán, Moisés, Jesús y el padre Antonio, casi divinizado.
Sus fiestas principales son el 25 de junio “Fiesta del Padre”, y 3 de noviembre “Fiesta de la Madre” que consideran como sus días de “desencarnación”
En el templo parisino de la calle Vergniaud, se ruega con las manos juntas.
En el fondo de la sala pintada de verde (el color de los antonistas) existe una insólita trinidad.
En el centro esta colocada una enorme fotografía del padre, un anciano de barba venerable que extiende la mano con “ademán protector”, a la izquierda una fotografía de la” madre”, con las manos juntas y a la derecha el dibujo de un árbol con esta inscripción: “Culto Antonista, El Árbol de la Ciencia de la Visión del Mal.”.
Mientras que en el estrado un anciano vestido con traje negro, lee con voz monótona, mientras que por encima de él, otro hermano, de pie, extiende los brazos:
“La enseñanza del padre es la enseñanza de Cristo revelado en esta época por la fe.
Ella considera los progresos de la ciencia.
Estamos rodeados de fluidos difundidos en la atmósfera.
Para realizar un trabajo debemos usar dichos fluidos.
A cada cantidad de fluido captada corresponde una cantidad de materia que se instala en nosotros.
Cuanto mayor es nuestra necesidad de fluido, más materia tendremos.
Si aprendemos a concentrarnos utilizaremos menos cantidad de fluido.
Así seremos menos materiales.
En lugar de materia se instalará en nosotros la bondad.
Quienes contienen mucha bondad pueden darla a los demás y aliviarlos de sus males”.
+++++

MITOLOGIA GRIEGA – Belerofonte – El domador de caballos

MITOLOGIA GRIEGA – Belerofonte – El domador de caballos
Belerofonte lleva la carta a Licia
Desconociendo las intenciones de Preto, Belerofonte llega a Licia. El rey Ióbates dispensó una afectuosa acogida a Belerofonte, con grandes muestras de hospitalidad. Los primeros nueve días se la pasaron en festejos. En la mañana del décimo día, el rey Ióbates abrió la carta que le entregara su huésped.
Para cumplir el encargo pidió como servicio a Belerofonte matar a la Quimera con la esperanza de que la fiera acabara con él. La Quimera era hija de Tifón y Equidna o de la Hidra de Lerna y tenía cabeza de cabra que exhalaba fuego, cuerpo de león y cola de dragón.3
Belerofonte se enfrenta a la Quimera
La fiera asolaba los fértiles campos y devoraba el ganado. Antes de emprender esta difícil tarea, Belerofonte consultó al adivino Poliido, quien le aconsejó capturar al caballo alado Pegaso. Pegaso era querido por las musas del monte Helicón, ya que con un golpe con su pata había hecho brotar la fuente de agua Hipocrene de la tierra.
Belerofonte no encontró a Pegaso en el monte Helicón, sino en la fuente Pirene en la Acrópolis de Corinto. La diosa Atenea entregó a Belerofonte una brida de oro para domarlo, y que Belerofonte colocó sobre su cabeza.
En otras versiones, Atenea le entregó directamente a Pegaso después de haberlo domado ella misma o fue Poseidón el que le entregó a Pegaso.
Una vez armado se dirigió a confrontar a la Quimera. Montó a Pegaso y volando sobre la Quimera, empezó a lanzarle flechas.
Luego, introdujo la punta de su lanza en las fauces de la Quimera, cuyo aliento de fuego fundió la punta de plomo. Éste se escurrió por la garganta de la Quimera, quemando los órganos vitales y de esta manera Belerofonte logró vencerla.4
Otras misiones
Tras ello, Ióbates le encargó combatir a los sólimos y posteriomente contra las Amazonas, las mujeres guerreras.
Ambas empresas fueron realizadas por Belerofonte satisfactoriamente. Aun quiso matarle Ióbates a pesar de todo y preparó una emboscada contra él, enviando a sus mejores hombres, pero Belerofonte mató a todos.
Finalmente Ióbates ofreció a su propia hija como esposa a Belerofonte y tuvieron tres hijos:Laodamía, Isandro e Hipóloco.
Venganza contra la esposa de Preto
En algunas tradiciones, Antea se suicidó tras conocer la boda de Belerofonte.
En otra tradición, él decidió hacerla pagar por su traición, por lo que fingió estar enamorado de ella y así la convenció de huir con él hacia Tirinto.
Volando sobre el lomo de Pegaso, Belerofonte se encaminó hacia el mar y empujó a Antea a las aguas, quien cayó sobre las rocas de la costa.
Muerte
Belerofonte fue luego odiado por los dioses por motivos desconocidos y en cierta ocasión quiso llegar al Monte Olimpo montado sobre Pegaso.
Sin embargo, el dios Zeus no fue tomado por sorpresa y clavó un aguijón en Pegaso por lo que logró enfurecerlo. Belerofonte no pudo tranquilizar al caballo y esto provocó que su jinete perdiera el equilibrio y se precipitase al vacío.
Según una tradición, Belerofonte logró sobrevivir la caída.
Sin embargo, quedó cojo o ciego y terminó vagando por la llanura Aleya. Pegaso, por su parte, se remontó hacia el cielo donde se inmortalizó como una constelación.
En otra versión, Belerofonte se precipitó al suelo por vértigo o terror y murió en la caída.
Este héroe era hijo de Glauco, rey de Corinto, y de Epimedes, hija de Sísifo, aunque otros dicen que le dio a luz Eurimenea, hija de Niso, rey de Megara.
Sin embargo Plutarco le da origen divino al decir que era hijo de Poseidón.
Su nombre no era Belerofonte, sino Hiponoo ó Hiponous, porque fue el primero que enseñó el arte de domar los caballos sirviéndose de la brida.
Tuvo la desgracia de matar involuntariamente a un hermano suyo, o quizá a un pariente llamado Belero.
Por este fatal accidente recibió el nombre de Belerofonte, con el cual es conocido en la mitología.
Como era ley y costumbre en la antigüedad que quien matase a otro se expatriara un año, Belerofonte salió de su país y se refugió en la corte de Preto ó Proclo, rey de Argos, donde tuvo una magnífica acogida.
La estancia en este reino fue el origen de sus desgracias, pero también el principio de sus grandes hazañas.
Sucedió lo que tantas veces se ha contado: la esposa del rey Antea, Estenobia ó Estenobea –no se sabe a bien con que nombre llamarle-, ardió de amor por Belerofonte.
Y como en otros relatos el joven no accedió a las súplicas amorosas de la mujer casada.
Entonces despechada Estenobea, fue con perversas insinuaciones a su marido diciéndole que Belerofonte había querido mancillar su lecho.
Todo lo cual resulta muy parecido a la leyenda de Fedra e Hipólito.
Proclo no quiso violar las santas leyes de la hospitalidad y suplicó al joven que fuese a Licia para entregar unas cartas al rey Jobates, padre de Estenobea.
En estas cartas se le informaba de la grave ofensa que había recibido del mensajero y le rogaba que vengase el honor de ambos.
De este viaje nació la expresión:
“Guárdate de llevar la carta de Belerofonte”
O en otras palabras una carta contraria a nuestros propios intereses.
Jobates acogió al mensajero con gran magnanimidad, y durante nueve días se celebraron grandes festejos en su honor.
Al décimo día abrió el sobre del rey de Licia, y al enterarse del verdadero motivo del viaje, pensó en la mejor manera de castigar al supuesto ofensor de su hija, sin que el castigo pareciese una venganza, y no se le ocurrió una mejor manera que enviarle a combatir a la Quimera, que arrasaba sus tierras.
Esta Quimera era un monstruo terrible nacido en Licia hija de Tifón y de Equidna y educada por el rey Amisodaro.
Pero otros autores la suponen hija de un titán y de Queldria.
Tenía la cabeza de un león, la cola de dragón y el cuerpo de cabra, mientras otros autores las describen con tres cabezas una de león, otra de dragón y otra de cabra.
Se cree que Quimera era un monte de Licia en cuya cima había un volcán, en la falda se criaban leones y en su torno se extendían pantanos infestados de serpientes.
Belerofonte fue el primero en hacer habitables estos parajes, y Plinio afirma que el fuego del volcán ardía hasta en el agua y sólo la tierra podía apagarlo.
En fin hay versiones para todos los gustos, pues incluso hay quien dice que Quimera era un navío pirata, cuya proa tenía forma de león casco de cabra y popa de serpiente.
Habiendo aclarado lo referente a Quimera, contaremos algo del caballo Pegaso.
Este era un caballo alado nacido de la sangre de Medusa, cuando Perseo le cortó la cabeza.
Hesíodo cuenta que en el momento de ver la luz se remontó al Olimpo para llevar al padre de los dioses los rayos y los relámpagos.
Por su parte Ovidio asegura que no fue al Olimpo, sino al Helicón.
En ese lugar gritó con una gran voz y brotó la fuente Hipocrena.
La diosa Atenea dio a Belerofonte éste caballo, de origen divino, pero según otros fue el héroe quien se apoderó del corcel y lo sujetó con bridas.
Después de erigir un altar a la diosa de la Sabiduría, y de ofrecerle sacrificios, cabalgó sobre el bruto inmortal y cruzó impetuosamente los aires en busca de la Quimera.
Según otra leyenda el héroe vence al monstruo después de acribillarle a flechazos.
Pero hay otra versión que tiene mayor interés.
Esta dice que Belerofonte se valió de un ingenioso artificio para matar a su poderoso enemigo.
Se valió de una especie de jabalina cuya punta era de plomo.
Como la Quimera arrojaba torrentes de fuego por la boca, el arma se fundió al ponerse en contacto con las llamas y el plomo derretido abrasó las entrañas del monstruo.
Obtenido tan señalado triunfo, el vencedor regresó al palacio de Jobates, pero entonces éste le envió a pelear contra los solimas, creyendo que no saldría con vida de la aventura; pero a pesar de los solimas, como tenía de aliadas a las Amazonas, las terribles vírgenes guerreras, venció a ambos enemigos.
Comprendiendo cuan difícil era vencer al héroe, el rey Jobates apeló a la astucia y emboscó a unos malhechores para que le matasen a traición.
Belerofonte salió con bien de esta trampa matando a todos los bandidos.
En vista de todo esto Jobates cambió de opinión y terminó por reconocer la inocencia del joven protegido por los dioses.
Entonces le ofreció en matrimonio a su hija Filonoe, llamada por otros autores Antioca ó Casandra y le asoció al gobierno de los estados.
Cuando Jobates murió Belerofonte ocupó su trono.
Los últimos años de la vida del héroe con los cuenta una fábula que dice más o menos así:
“Sus grandes triunfos le hicieron vano y orgulloso en la vejez, y ello le acarreó un duro castigo.
Creyendo que nada podría resistir a su ímpetu, ni monte alguno ser inaccesible al vuelo del Pegaso, tuvo la loca idea de escalar el Olimpo, hazaña jamás intentada por ningún héroe.
Un tábano pico en el camino al brioso corcel y éste derribó al temerario jinete, precipitándole a la tierra.”
¿Murió Belerofonte en la caída?
Desde este momento muy poco o nada se sabe acerca de él.
Unos autores creen que murió del choque, mientras que otros dicen que quedó mutilado y erró, triste sombrío y viejo por las llanuras Alcenas, aborrecido de los dioses y abandonado por los hombres.
El caballo Pegaso pasó a poder de Perseo, y luego se lo apropió el dios Apolo”
Belerofonte dejó 3 descendientes: Isandro, Hipóloco y la hermosa Leodamia, amada de Zeus y madre de Sarpedón que murió en la guerra de Troya.
La bibliografía de Belerofonte es abundante y sería casi imposible enumerar aquí todas las descripciones de su lucha con la Quimera han hecho poetas y escritores, así como detallar todas las obras artísticas que en ella se han inspirado.
No obstante se podría decir que sus hazañas no desmerecen ante ninguna de los demás héroes griegos.
+++++

ADVERTENCIA DE LOS EXPERTOS CUIDADO CON EL VUDU

Advertencia de expertos: Cuidado con él VUDÚ
La mayor parte de la gente piensa que el Vudú en un conjunto de supersticiones para ignorantes y de los cuales se aprovechan los charlatanes.
Pero recientemente el semanario American Examiner llevó a cabo una encuesta entre médicos, expertos en fenómenos psíquicos, brujería y folklore, cuyos resultados indican que el auténtico vudú haitiano si puede ser una realidad para quienes creen en él.
Por ejemplo Frank Chapel, un destacado miembro de la Asociación Médica Americana dijo:
“Si uno cree, el vudú funciona.
No hay duda de que así sucede.
Es una vieja psicología trabajando.
Los médicos están enterados desde hace mucho tiempo de que la imposición de manos para curar en ocasiones funciona.
Lo mismo sucede con el vudú.
Muchos practicantes de viejas técnicas tradicionales pueden con la gente cosas totalmente fuera de lo normal”
Por su parte Sheldon J. Lachman, de la Universidad Estatal Wayne y una autoridad en psicología y desordenes psicosomáticos, explica:
“Yo pienso que las víctima de un supuesto embrujo debe saber que es el blanco de un conjuro y, creer en él, sólo así éste posibilidades de funcionar”.
Sin embargo el doctor Lachman también está convencido de que una persona razonable, muera a causa de un embrujo debe ser porque se trata de un sujeto físicamente vulnerable en algún sentido.
“En estas condiciones –continúa- la intensidad emocional que despierta una invocación vudú puede ser suficiente para matar a una persona”
De la misma opinión es Jac Santino un experto en folklore del Instituto Smithsoniano de Washington
“Conocer y creer en el vudú es algo que influye enormemente en la eficacia de un rito –dice Santino-; la brujería vudú puede hacer que las cosas sucedan porque la gente desea que así sea”
Una opinión contraria es la de Earnest Bratton, quien no obstante de carecer del nivel académico de los otros encuestados, cuenta en su haber con una gran experiencia en herbolaria heredada de una tradición vudú.
Bratton, quien trabajó bajo el pseudónimo de Dr. Buzzard, asegura:
“La gente no me paga por aquello en lo que ellos creen.
Lo que ellos buscan es resultado.
La fe tiene muy poco que ver con esto”
Bratton contó también que fue su padre quien lo inició en los secretos del vudú.
De acuerdo con cierta leyenda de este culto haitiano, su padre mismo había tenido el poder de convertirse en halcón –de ahí su nombre de buzzard, que en inglés significa halcón- y poder volar por los aires.
Respecto a las recetas para hacer vudú que conocemos y domina, Bratton explicó:
“Con una aguja un poco de polvo de tumba y un limón, puedo enseñar a un cliente como llamar por tres veces a una persona para hacer que le responda en la forma que desee”
Sin embargo, advierte que sólo aquellos que han evolucionado debidamente pueden tener conocimientos de esas cosas, porque únicamente de este modo no harán mal uso de sus poderes
“Por mi parte –concluye-, yo fui agraciado.
Desde que tenía seis o siete años supe que podría ver y hacer cosas fuera de lo normal”.
++++++

FANTASMAS – Los fantasmas de la Casa Blanca

La secretaria social de la Casa Blanca de Washington, Estados Unidos de Norteamérica, Capricia Marshall como portavoz del ex-presidente de ese país, Bill Clinton, y Mike Mc Curry, en una fiesta de “Halloween” revelaron que ciertos fantasmas habitan la llamada “Casa Blanca Presidencial.”
Según Capricia Marshall, algunas personas sienten un irracional miedo al entrar al llamado “dormitorio Lincoln”, una habitación donde curiosamente jamás llegó a dormir el presidente asesinado, sino que sólo la usaba como despacho.
Por su parte Mike Mc Curry ha dicho que además del fantasma del presidente asesinado, que ha sido visto por numerosos testigos,
“De vez en cuando se dan misteriosas apariciones de personajes históricos y hay leyendas como la del guardia que aparece en ciertos rincones y en los momentos más insólitos”
El guarda, llamado Preston, fue portero de la “Casa Blanca” en tiempos muy remotos y ahora es una figura muy popular entre los diversos funcionarios presidenciales.
También hay otros fantasmas pintorescos, como el de Abigail Adams, la esposa del segundo presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, James Adams, que se aparece colgando la ropa en uno de los salones de la mansión, igual a como lo solía hacer en vida.
De esta forma el portavoz de la “Casa Blanca”, enfatiza que la sede presidencial positivamente está encantada.
+++++

LOS ALBIGENSES Secta de cismáticos franceses

“LOS ALBIGENSES”
SECTA DE CISMÁTICOS FRANCESES,
Este nombre les fueron dados en 1181, por Godofredo de Vigeos en su “Crónica” a ciertos “Cátaros” por tener su sede principal en la población de Albí, y algunas otras ciudades del Languedoc en Francia, pues según sus creencias ellos:
“Afirmaban que la creación de todas las cosas visibles y materiales no es la obra de Dios, del Padre Celestial, de Aquel al que llamaban el Dios bueno, sino obra del Diablo, de Satán, del dios del Mal; pues le llamaban el dios Maligno, el dios de éste siglo y príncipe de éste mundo.
Distinguían, pues entre 2 creadores, Dios y el Diablo, y 2 creaciones, una de los seres invisibles, e inmateriales, y la otra, la de las cosas visibles y materiales.
Asimismo, imaginaban 2 Iglesias, una, la buena, que según decían ellos, era su secta, y otra, la mala, que era la Iglesia Romana; la cual llamaban impúdicamente madre de las fornicaciones, gran Babilonia, cortesana y basílica del Diablo, y la sinagoga de Satán…”
Durante los primeros años del siglo XII, Sicardo el obispo de ésta ciudad intentó quemar vivos algunos “cátaros”, pero el pueblo encolerizado los puso en libertad, luego El arzobispo de Narbona, acompañado por varios obispos, en un coloquio realizado en 1176, trató de discutir con ellos, pero fracasó en su intento y eso fue una de las causas de la creación de “La obra del Santo Oficio” y que los cismáticos Albigenses fuesen perseguidos en forma encarnizada, debido a sus creencias heréticas por “La Santa Inquisición”:
No obstante todo esto el neo-maniqueismo ó Albigenses, conquistó toda la región del Languedoc Francés y tocó todas sus capas sociales, nobles, clérigos, burgueses, campesinos, comerciantes, caballeros…
El vizconde de Fenouillet, murió siendo cátaro y el conde de Foix compareció ante La Santa Inquisición.
Cuando en 1210 Simón de Montfort asedió el castillo de Termes, y hacía 25 años que no se celebraba ningún servicio religioso en la capilla del mismo.
Pero como una razón de la expansión del Neo-Maniqueismo se puede aducir, además del desarreglo de las costumbres del clero romano durante el siglo XII,
La certidumbre de que los Neo-Maniqueos, creían poseer la verdad y realmente no puede dudarse de su sinceridad.
En realidad eran hombres buenos, carecían de bienes propios, vivían de la caridad de los creyentes, y en 1234, corrió el rumor que los “hombres buenos” de Montségur no tenían ya que comer, pero no obstante que había sido muy mala la cosecha, todo el pueblo se volcó para ofrecerles lo que podían.
+++++

BOSQUE DE LOS SUICIDAS EN JAPON

En 1993, un libro, titulado ‘El manual completo del suicidio’, identificó este ‘mar de árboles’ como el escenario idóneo para despedirse voluntariamente de este mundo.
El volumen, por cierto, fue un éxito editorial: hay que tener en cuenta que los japoneses tienen una tasa de suicidio muy elevada y que, en su cultura, la opción de matarse se suele contemplar como una salida honorable.
El geólogo Azusa Hayano ha encontrado ya más de 100 cuerpos
El caso es que Aokigahara se ha convertido en un lugar de peregrinación para quienes no desean vivir más.
Una vez allí, abandonan los senderos, se pierden en la espesura y, en algún pequeño claro, se ahorcan o se toman una sobredosis de pastillas.
Existen estadísticas hasta 2003, cuando el número de cadáveres localizados superó el centenar (fueron 103 o 105, según las fuentes) y las autoridades decidieron dejar de difundir sus balances anuales, por temor a que alimentasen todavía más la obsesión por Aokigahara.
Los habitantes de la comarca creen que muchos cuerpos jamás llegan a ser encontrados.

‘Piensa en tus hijos’
Varias instituciones y organizaciones han colocado carteles en los accesos al bosque.
‘La vida es un precioso regalo de tus padres.
No cargues tú solo con tus preocupaciones.
Habla con nosotros’, dice uno. ‘Piensa en tus hijos, en tu familia’, se lee en otro.
Todos los meses, la Policía, los bomberos y los trabajadores forestales organizan un concienzudo rastreo en busca de nuevos fallecidos.
El diario ‘Japan Times’ recogió el testimonio del geólogo Azusa Hayano, un hombre que ha encontrado más de 100 cadáveres en Aokigahara.
Entre otras medidas, también se han instalado cámaras de vigilancia en los alrededores y se ha adiestrado a decenas de vecinos para que ayuden a disuadir a los posibles suicidas: los senderistas suelen recorrer Aokigahara en grupos, así que estos voluntarios abordan a los visitantes que van solos y les ofrecen conversación.
En ocasiones, sus palabras bastan para salvar una vida.
Claro que, otras veces, descubren que esos excursionistas sospechosos pertenecen a un tercer colectivo, cada vez más numeroso: los turistas de lo macabro, deseosos de impregnarse de la atmósfera enfermiza e incluso, si hay suerte, de hallar algún resto humano.
La lúgubre fama del bosque no tiene muchos visos de disiparse: este mismo año, el director estadounidense Gus Van Sant ha presentado en Cannes su película ‘The Sea Of Trees’, sobre 2 hombres que se conocen cuando van a quitarse la vida en Aokigahara, y ahora mismo está en producción ‘The Forest’, un «thriller sobrenatural» que saca partido a este entorno frondoso e insondable, tan rebosante de vida y de muerte.

EL GENESIS

EL GÉNESIS,
Se trata de uno de los libros de La Biblia, que relata la creación del mundo por DIOS y textualmente según el MISAL ROMANO” (manual de la misa católica) dice así:
-“En el principio creó Dios el cielo y la Tierra. La Tierra empero, estaba informe y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo; y el Espíritu de Dios se movía sobre las aguas.
-Dijo, pues, Dios: Hágase la luz, y hubo luz. Y vio Dios que la luz era buena, y separó la luz de las tinieblas. A la luz la llamó día, y a las tinieblas noche; y así, de la tarde y de la mañana, se hizo el primer día.
-Dijo asimismo Dios: Hágase un firmamento en medio de las aguas, que las separe unas de otras. E hizo Dios el firmamento, y separó las aguas que estaban debajo, de las que estaban sobre el firmamento. Y así se hizo. Y llamó Dios al firmamento Cielo; y de la tarde y de la mañana se hizo el día segundo.
-Dijo también Dios: Reúnanse en un lugar las aguas que están debajo del cielo, y aparezca la seca. Y así se hizo. Y llamó Dios a la seca Tierra, y a las aguas reunidas las llamó Mares. Y vio Dios que esto era bueno. Dijo asimismo: Produzca la tierra hierba verde, y que haga simiente, y árboles frutales que den fruto conforme a su especie y contengan en sí mismo su simiente sobre la tierra. Y así se hizo. Produjo, pues, la tierra hierba Verde, que da simiente según su especie y árboles que dan fruto, y produce cada cual su propia semilla según su especie. Y vio Dios que esto era bueno, y de la mañana y la tarde se hizo el día tercero.
-Dijo entonces Dios: Haya lumbreras en el firmamento del cielo, que distingan el día de la noche, y sirvan de señales para marcar las estaciones, los días y los años; para que luzcan en el firmamento del cielo, y alumbren la tierra. Y se hizo así. Hizo, pues, Dios dos grandes lumbreras: la mayor para que presidiese al día, y la menor para que presidiese a la noche, y las estrellas; y las colocó en el firmamento del cielo, para que resplandeciesen sobre la tierra, y presidiesen al día y la noche, y separasen la luz de las tinieblas. Y vio Dios que esto era bueno. Y de la tarde y de la mañana se hizo el día cuarto.
-Dijo también Dios: Produzcan las aguas reptiles vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra y debajo del firmamento del cielo. Creó, pues, Dios los grandes cetáceos, y todos los animales que viven y se mueven, producidos por las aguas según sus especies, y asimismo todo volátil según su género. Y vio Dios que lo hecho era bueno, Y bendíjolos diciendo: Procread y multiplicaos, y henchid las aguas del mar, y multiplíquense las aves sobre la tierra. Y de la mañana y la tarde se hizo el día quinto.
-Dijo también Dios: Produzca la tierra animales vivientes según su género, ganado, reptiles y bestias salvajes de la tierra según sus especies. Y se hizo así. E hizo Dios las bestias de la tierra según sus especies, y los ganados, y todo reptil terrestre según su género. Y vio Dios que era bueno y dijo: Hagamos al hombre a imagen y semejanza nuestra, y domine a los peces del mar, a las aves del cielo, a los ganados, y a toda la tierra, y a todo reptil que se mueve sobre la tierra. Y crió Dios al hombre a imagen suya; a imagen de Dios le creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios y les dijo: Procread y multiplicaos, y henchid la tierra y sojuzgadla y dominad a los peces del mar, a las aves del cielo, y a todos los animales que se mueven sobre la tierra. Y añadió Dios: Ved que os he dado todas las hierbas que producen simiente sobre la tierra, y todos los árboles que tienen en si mismos simiente de su especie, para que os sirva de alimento, así como a todos los animales de la tierra, a las aves del cielo, y a todos cuantos animales vivientes se mueven sobre la tierra. Y así se hizo. Y vio Dios todas las cosas que había hecho y eran muy buenas. Con lo que de la mañana y de la tarde se formó el día sexto.
-Quedaron, pues, acabados los cielos y la tierra y todo el ornato de ellos. Y el séptimo día remató Dios la obra que había hecho; y reposó el día séptimo de toda la labor que había ejecutado.
+++++

MANUSCRITO 512 COLONIAL BRASILEÑO Sir Richard Francis Burton.

Primeira página del Manuscrito 512.
El Manuscrito 512 o Documento 512 es un manuscrito de archivo perteneciente al periodo de Brasil Colonial (mediados del siglo XVIII) y conservado actualmente en el acervo de la Biblioteca Nacional de Río de Janeiro (división de “Manuscritos”, serie “Obras Raras”).
El documento, conformado por 10 páginas, está escrito en portugués y lleva el título de Relação histórica de uma occulta e grande povoação antiguissima sem moradores, que se descobriu no anno de 1753
(“Relación histórica de una oculta y gran Población, antiquísima, sin moradores, que se descubrió en el año de 1753″).
Aunque está redactado como un informe expedicionario, el documento posee al mismo tiempo ciertas características de una carta personal, considerando el carácter de relación entre el autor y el destinatario.
Por su contenido el documento representa una narración dejada por un grupo de bandeirantes portugueses; el nombre propio del autor, jefe de la expedición, no se conservó.
El documento relata el descubrimiento, en el corazón de un sertão o sertón brasileño, de las ruinas de una desconocida ciudad perdida, con rasgos de una civilización altamente desarrollada de tipo grecorromano.
El informe menciona también el hallazgo de los yacimientos de oro y plata en ese contexto.
El texto contiene varias lagunas como resultado del deterioro del documento provocado por los termitas mientras el manuscrito permanecía olvidado en los archivos (1754-1839), causa por la que jamás se pudieron saber el nombre del autor y la localización geográfica exacta de la supuesta ciudad abandonada.
El Manuscrito 512 es probablemente el documento más famoso de la Biblioteca Nacional, y según el punto de vista de los modernos historiadores brasileños constituye la base del mayor mito de la arqueología nacional.
Durante los siglos XIX y XX la ciudad perdida del Manuscrito 512 era objeto de acaloradas discusiones científicas, como también de infatigables búsquedas emprendidas por aventureros e investigadores.
Por su estilo vivo y pintoresco el relato del Manuscrito 512 es considerado por algunos una de las obras más bellas de la lengua portuguesa.
El acceso al relato original es extremamente restringido actualmente, aunque una versión digital de éste pasó a ser disponible con la actualización digital de la Biblioteca Nacional.
Descubrimiento y valoración

Sierras de la Chapada Diamantina, escenario hipotético
del relato del Manuscrito 512.
El documento, cuya pertenencia al siglo XVIII, además de la fecha indicada (1754), se confirma también por una serie de determinados aspectos relatados, su descubrimiento y noción de relevancia, sin embargo, tuvieron lugar apenas en 1839.
En ese año el Manuscrito, ya muy viejo y deteriorado por los insectos, fue descubierto de manera casual en el acervo de la biblioteca pública de la corte (actual Biblioteca Nacional) por el naturalista Manuel Ferreira Lagos y entregado al Instituto Histórico y Geográfico Brasileño (IHGB).
Fue en las manos de uno de los fundadores del Instituto que la escritura tuvo su real valor reconocido y divulgado: tras la lectura el canónigo Januário da Cunha Barbosa publicó una copia integral del manuscrito en la Revista do Instituto Histórico y Geográfico Brasileiro con la adición de un prefacio, donde esbozaba la teoría de ligación entre el asunto del documento y la saga de Robério Dias, el hombre aprisionado por la corona española por negarse a revelar la ubicación de las minas de metales preciosos en la província de Bahía.
El contexto histórico del Brasil de esa época, tras haber ganado hace poco su independencia, era él de la búsqueda de una identidad nacional y valoración de los atributos brasileños; la monarquía estaba interesada en la exaltación de la grandeza imperial y su glorioso pasado, como también en la centralización política, a lo que podría coadyuvar el descubrimiento en el territorio del país de restos de antiguos estados altamente desarrollados, dando así cierta clase de legitimidad al nuevo Imperio del Brasil.
De esa forma, el documento adquirió un destaque y un enfoque muy importante en los primeros años de su descubrimiento, tanto por parte de los aventureros, como intelectuales, aristócratas y religiosos y hasta el propio emperador Don Pedro II.
La valoración del Manuscrito como importante fuente del pasado nacional se produjo también a raíz del reciente descubrimiento de los monumentos de grandes civilizaciones precolombinas, como la ciudad de Palenque en México y las fortificaciones establecidas en las fronteras del Perú.
Como señalaba Cunha Barbosa, aludiendo al relato del Manuscrito, monumentos semejantes podían ser encontrados también en el territorio de Brasil.
Entre 1841 y 1846 se llevaron a cabo búsquedas de la ciudad abandonada del Manuscrito 512 bajo el patrocinio del IHGB, para las cuales se comisionó al canónigo Benigno José de Carvalho, socio correspondiente del Instituto.
Sin embargo, a pesar de toda la diligencia del clérigo, su larga e infeliz expedición por la Chapada Diamantina terminó sin resultado alguno; tras el fracaso del canónigo Benigno José de Carvalho, las esperanzas al descubrimiento de la ciudad abandonada ceden lugar a la decepción y el escepticismo.
Llegó a predominar la teoría de que la visión de la ciudad abandonada del Manuscrito 512 fue inspirada por formaciones rocosas de la Chapada Diamantina; así, el Dr. Teodoro Sampaio, quien había realizado un viaje por esta región en 1879-80, estaba seguro de que el relato del Manuscrito 512, siendo en sí una ficción, describía en forma poética las extrañas formas de piedra encontradas en el lugar.
El número de referencia 512, con el cual el Manuscrito llegó a ser conocido, aparece por primera vez en 1881 en el Catálogo de la Exposición de la Historia de Brasil, compuesto por el Dr. Ramiz Galvão.
Las minas perdidas de Moribeca
En el subtítulo del Manuscrito 512 se dice que una tal comitiva de bandeirantes pasó 10 años viajando por los interiores de Brasil (los sertones), tratando de descubrir las legendarias minas perdidas de Moribeca.
Según el historiador brasileño Pedro Calmon, era conocido bajo este nombre indígena un aventurero y bandeirante que vivió en los siglos XVI y XVII, llamado Belchior Dias Moréia (también Belchior Dias Moreyra y Belchior Dias Caramuru), descendiente de Diogo Álvares Correia o Caramuru y Catarina Álvares Paraguaçu, primer matrimonio luso-indígena de Brasil; según otra versión más antigua, expuesta por Sebastião da Rocha Pita y repetida por Januário da Cunha Barbosa en su prefacio a la edición impresa del Manuscrito 512, Moribeca era el apodo del hijo de Belchior, Robério (o Rubério) Dias.
En cualquier caso, el personaje de ese nombre era conocido por sus grandes riquezas provenientes de ciertas minas de la sierra de Itabaiana, en los alrededores de Araguaçu.
Habiendo prometido a la corona entregarle las minas a cambio del título de marqués de las Minas, posteriormente Moribeca se dio cuenta del engaño por parte del rey Felipe III de España (II de Portugal), pues dicho título era otorgado al nuevo gobernador general de Brasil, Don Francisco de Sousa. Moribeca entonces se negó a revelar el secreto de las tan codiciadas minas, por lo que fue recluido en la cárcel real.
Según Calmon, Moribeca, o Belchior Dias, pasó 2 años en cadena y logró recuperar su libertad, pagando el rescate; en la versión de Rocha Pita (que no menciona el nombre de Moribeca), Robério Dias muere en la cárcel justamente en víspera de llegada de la orden real condenándolo a la muerte.
La leyenda de las minas perdidas de Moribeca o El Dorado brasileño posteriormente llegó a ser la fuente de incansables búsquedas por parte de los bandeirantes.
De esa forma, el objetivo que perseguía la expedición o bandeira de 1743-53 resulta ser muy típico para su época.
Ruinas de una ciudad desconocida en el sertón brasileño

Arco romano en Thamugadi (Timgad), Argelia.
Su aspecto es similar a la descripción del triple arco a la entrada en la ciudad abandonada del Manuscrito 512.
El documento narra como la comitiva descubrió una cordillera de montes que brillaban con numerosos cristales, causando admiración y asombro en la gente.
Sin embargo, al principio los bandeirantes no consiguieron descubrir un paso franco para poder acometer la cordillera y se acamparon al pie de las montañas.
Después un negro de la comitiva se dio en perseguir a un venado blanco y descubrió un camino pavimentado en piedra que pasaba a través de la montaña.
Habiendo alcanzado la cima, los bandeirantes vieron desde arriba una gran población, que a primera vista consideraron ser alguna de las ciudades de la costa de Brasil; tras descender al valle, mandaron exploradores para saber más sobre la población y sus habitantes y estuvieron esperándolos durante 2 días; un detalle bastante curioso es que escuchaban cantar gallos durante esos días, lo que les hacía pensar, que la ciudad estaba habitada.
Mientras tanto, llegaron los exploradores, trayendo la nueva de que no había moradores.
Estando todavía la gente insegura, se resolvió a comprobarlo un indio de la comitiva, el cual regresó con la misma noticia, atestiguada luego ya por todo el grupo de exploradores.
Finalmente toda la comitiva efectuó la entrada a la ciudad, la cual era posible por tan sólo un único camino, empedrado y adornado con 3 arcos, el del medio era mayor y principal, y los 2 laterales eran más pequeños.
Como observa el autor, sobre el arco principal había unas letras, imposibles de copiar por la gran altura.
Las casas en la ciudad, todas con pisos, estaban abandonadas desde hace ya mucho tiempo y no tenían por dentro ningunos objetos de enseres, ni muebles.
La descripción de la ciudad reúne rasgos propios a distintas civilizaciones de la antigüedad, sobre todo la griega y la romana, aunque contiene también detalles no identificados o sin asociación.
Así, el autor nota que todas las casas en la ciudad por su regularidad y simetría parecían una sola, como si fueran de un propietario.
En el texto se da la descripción de distintos objetos apreciados por la comitiva.
Así, está descrita una plaza con una columna de piedra negra en el medio, en la cima de la cual había estatua de un hombre con un brazo extendido, señalando hacia el norte; el pórtico de la rúa principal, en cuya parte superior había un bajorrelieve con la imagen de un joven semidesnudo, coronado de laurel; enormes edificios por los lados de la plaza, uno de los cuales parecía ser palacio de algún señor de la tierra, y el otro evidentemente era un templo, donde aun se conservaron parcialmente la fachada, las naves y las imágenes en relieve (en particular, cruces de varias formas y coronas).
Cerca del lugar pasaba un ancho río, del otro lado del cual habían campos muy lozanos con algunas lagunas, todas llenas de arroz, como también innumerables bandadas de patos, que podían ser cazados simplemente con las manos.
Después de caminar 3 días río abajo, los bandeirantes se toparon con una catarata, al lado de la cual había una serie de cuevas y excavaciones subterráneas, probablemente minas, donde yacían dispersos pedazos de mena parecida a la plata.
La entrada a una de las cuevas estaba cerrada con una enorme losa, sobre la cual había una inscripción en signos o letras desconocidas.
A distancia de un tiro de cañón de la ciudad la comitiva descubrió un edificio como casa de campo, por dentro del cual había una grande sala y 15 habitaciones pequeñas, todas con puertas para la sala.
Después los bandeirantes realizaron una prospección a orillas del río, hallando buena pinta, prometiéndoles muchas riquezas de oro y plata.
En ese lugar, la comitiva se separó, realizando algunos de los hombres una marcha de 9 días, pasados los cuales avistaron una canoa con 2 personas blancas, vestidas a la europea; aparentemente, éstas huyeron después de que los bandeirantes habían hecho un tiro par atraer su atención, aunque, estando dañada esa parte del documento, se puede suponer también que este grupo de bandeirantes experimentó después un enfrentamiento con alguna clase de salvajes, velludos y bravos.
Finalmente, la entera expedición alcanzó los ríos Paraguaçu y Uná, donde el jefe de la comitiva compuso el informe, dirigiéndolo luego a cierta persona influyente en Río de Janeiro.
Es notable el vínculo personal existente entre el autor del documento y la persona a quien se está dirigiendo: el autor insinúa que el secreto de los descubrimientos realizados lo viene revelar tan sólo a él, su destinatario, recordando de lo mucho que le debe.
Expresa también su preocupación a respecto de que un indio, miembro de la Compañía, abandonó la comitiva para regresar a la ciudad perdida por su propia cuenta.
Finalmente, el autor propone al destinatario largar esas penurias y venir a utilizarse de esas riquezas, sobornando al indio desertor para que éste no revele el secreto y lo conduzca hacia los tesoros.
Moneda de oro
Uno de los miembros de la comitiva (João António, único nombre que se conservó en el documento) encontró en las ruinas de una de las casas en la ciudad un dinero de oro, de forma esférica, mayor que las monedas brasileñas de 6400 reales.
Sobre una parte aparecía la imagen de un muchacho arrodillado, sobre la otra un arco, una corona y una flecha.
Este descubrimiento convenció a la comitiva que debajo de las ruinas debían estar enterrados inmensos tesoros.
Inscripciones misteriosas
En el texto aparecen reproducidas 4 inscripciones en letras o jeroglíficos desconocidos:
1) sobre el pórtico de la rúa principal,
2) sobre la losa que cerraba la entrada a una de las cuevas cerca de la catarata,
3) sobre el pórtico del templo y
4) sobre la columnata en la casa de campo.
Al final del documento aparecen también 9 signos sobre las losas (como es posible suponer, aquellas que cerraban las entradas; esta parte del manuscrito también se perdió).
Como notaban algunos investigadores, los signos copiados se asemejan más que nada a las letras del alfabeto griego o fenicio (algunos también a los números arábigos).
Posible autoría del Manuscrito 512
Los historiadores brasileños propusieron varias candidaturas posibles para el autor del Manuscrito 512, del cual solamente se sabe con certeza que era Mestre de Campo (Maestro de Campo), un oficial mayor, según se lee claramente en el documento.
Según la versión más aceptada actualmente, propuesta por el historiador Pedro Calmon y el investigador alemán Hermann Kruse, el documento fue escrito por Mestre de Campo João da Silva Guimarães, un bandeirante que durante el siglo XVIII recorrió los sertones de Minas Gerais y Bahía en busca de riquezas.

«Típica vista del sertão brasileño en período de sequía.
En Brasil, el sertón (en portugués sertão, proveniente de desertão, “desiertazo”; y plural: sertões)
es una vasta región geográfica semiárida del Nordeste Brasileño, que incluye partes de los estados de Sergipe, Alagoas, Bahia, Pernambuco, Paraíba, Rio Grande do Norte, Ceará y Piauí.
Geográficamente, el sertón consiste principalmente de colinas de poca altura que forman parte del Planalto Brasileiro.
La mayor parte del sertão está entre 200 y 500 metros sobre el nivel del mar, cuyas máximas elevaciones se encuentran en el lado oriental del Planalto da Borborema, donde se mezcla con una región subhúmeda conocida como agreste, en la Serra da Ibiapaba en Ceará y en el Serro do Periquito del Pernambuco central.
En el norte, el sertón se extiende a las planicies costeras de Rio Grande Do Norte, mientras en el sur desaparece en la franja norte de Minas Gerais.
Dos grandes ríos atraviesan el sertón, el Jaguaribe y el Piranhas más al este.
Además, el Río São Francisco se origina en el exterior de la región, y otros ríos menores se secan luego que la temporada lluviosa termina.»)
Tras recorrer los sertones desconocidos de Bahía entre 1752-53, anunció el descubrimiento de las muy codiciadas minas de plata de Robério Dias, justamente en la región de los ríos Paraguaçu y Uná.
De este modo, existe coincidencia de fecha y localización con las señaladas en el Manuscrito 512.
Sin embargo, después de que las pruebas de menas presentados por Guimarães fueron examinadas por la Casa de la Moneda 2 años después, resultó que no tenían ningún valor.
Decepcionado, Guimarães se fue a vivir con los indios, desapareciendo después de 1764.
A pesar de la aparente coincidencia de la fecha y el lugar, resulta dudoso, sin embargo, que Guimarães fuera el verdadero autor del Manuscrito 512.
Existen varios documentos relativos a ese bandeirante y a sus hallazgos, y en ninguno se hace mención de la ciudad perdida.
Tampoco coincide la duración de las 2 expediciones: la de Guimarães duró menos de 2 años (1752-53) y no 10 (1743-53), como la de los bandeirantes de 1753, según se dice claramente en el Manuscrito 512, de Minas Gerais y Bahía en busca de riquezas.

http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:RichardFrancisBurton.jpeg

Sir Richard Francis Burton.

Sir Richard Francis Burton.
El célebre explorador, aventurero y escritor británico Sir Richard Francis Burton incluyó una traducción del Manuscrito 512 en su libro Explorations of The Highlands of Brazil (“Exploraciones de los Altiplanos de Brasil”), que relata sus viajes por el país a partir de 1865, cuando

Sir Richard Francis Burton fue enviado con una misión consular a Santos.
Una vez allí, Sir Richard Francis Burton viajó por los altiplanos centrales de Brasil, yendo en canoa abajo por el río São Francisco desde sus orígenes hasta las cascadas de Paulo Afonso, o sea, en lugares probablemente cercanos a los descritos por los bandeirantes de 1753.
La traducción al inglés del Manuscrito 512 fue realizada por su esposa Lady Isabel Burton.
Aparentemente, se trata de la primera traducción y divulgación del Manuscrito 512 en Europa.

COMBUSTIONES HUMANAS ESPONTANEAS -  Psicopirosis

COMBUSTIONES HUMANAS ESPONTÁNEAS
(Psicopirósis)
Es un fenómeno hasta ahora poco conocido que produce la ignición de la ropa o de ciertas personas aparentemente sin la participación de otros individuos, anomalía a la que incluso los bomberos no le han encontrado explicación alguna.
Estas demostraciones se han presentado en lugares tan dispares como Estados Unidos de Norteamérica, Gran Bretaña y Holanda.
Todas son situaciones en las cuales se han tratado de explicarlas “como debilidad de la conciencia”, “problemas sociales”, etcétera
Pero como hasta ahora no se le ha encontrado una explicación realmente satisfactoria, trataremos de dar algunas que quizá resulten meras hipótesis, no obstante al no existir nada concluyente, examinémoslas aquí:
Por ejemplo los hinduistas, creen que La Kundalini, que es una serpiente que yace enroscada y adormecida en la parte baja y central del microcosmos humano, ó Chakra vital, cuando se despierta y se rebela por actos de lujuria, trata de alcanzar el chakra de La Corona ó Hether que reside en la cabeza del individuo y para hacerlo emplea toda su energía y cuando no logra hacerlo se enoja con él y genera un calor desde el interior de su propio cuerpo.
Este calor es tan intenso que puede llegar hasta los 1,500 grados Celsius, y afecta solamente a la persona sin tocar nada más.
También éste fenómeno es considerado por múltiples teogonías, y algunos la consideran como el origen de los horrorosos fenómenos en los que una persona arde sin ninguna razón aparente.
Por su parte El Tarot alude a este extraño hecho en su 16º arcano, La Torre.
El rayo interno que la Kundalini produce al tocar lo alto de la cabeza es que destruye lo alto de la Torre símbolo del ser humano.
Y los gemelos o Dióscuros que de ella caen, simbolizan los lóbulos cerebrales.
Este drama esotérico incluso, lo recoge la Iglesia Católica en el mito de Santa Bárbara, quien acosada por su padre incestuoso (la energía de la Kundalini desatada) es perseguida hasta lo alto de su Torre (Su centro de Santidad) ó Maisón de Dieu “Casa de Dios”, en la versión francesa del Tarot.
Y ahí ante la presa acorralada, el desnaturalizado padre, que no en vano se llama Dióscoros, es alcanzado por su Kundalini y se produce la llamarada devoradora que lo carboniza, dejando a su hija como un símbolo de estallidos devoradores y destructivos.
Es muy significativo que en estos casos, la cabeza cuando no es calcinada del todo, queda reducida al tamaño y forma de una manzana, el fruto asociado a la lujuria en algunas tradiciones judeo-cristianas.
Después de esta breve exposición, con la que hemos tratado de dar una posible explicación a estos extraños casos ahora examinemos algunos ejemplos perfectamente documentados en los cuales ciertas personas arden en forma espontánea, sin una causa aparentemente visible y como muestras podríamos señalar los casos de combustión espontánea o psicopirosis como los siguientes:
El de la condesa Bandi, avalado por Charles Dickens
El de la norteamericana, Alba Fisher, que en 1959, desapareció entre fuego y humo sin quemar nada mas a su alrededor.
El de Irving Bentley, que a excepción de su pierna derecha, se convirtió en cenizas en 1966.
El de Mary Reeser, que inexplicablemente estalló en llamas en 1951
La del vagabundo de Chicago, quien se encontraba durmiendo bajo unas viejas cobijas y unos periódicos, súbitamente empezó a quemarse en grandes llamaradas y sin ninguna causa aparente, ante la atónita mirada de los transeúntes, que no pudieron hacer nada para salvarle, pues casi de inmediato se carbonizó.
La del honesto ciudadano norteamericano que dentro de su camioneta y estando presente su esposa, sin causa aparente empezó a quemársele el brazo izquierdo, el que fue apagado por su cónyuge usando el extintor del propio automotor.
Después de estos pocos ejemplos creo que vale la pena examinar con más detalle el caso de Mary Reeser porque reúne los espeluznantes efectos de estas psicopirosis ó autocombustiones espontáneas.
Pues las cosas sucedieron así:
“La horrible muerte de Mary Reeser:”
El 2 de julio de 1951 se encontraron los espantosos restos de Mary Reeser, de 67 años, en su departamento de Saint Petersburgo en Florida, Estados Unidos de Norteamérica.
Cuando la casera llegó a las 8.00 de la mañana, todo lo que quedaba de esa mujer de 79 kilogramos de peso era un simple montón de ceniza, unos cuantos dientes, fragmentos de hueso y el pie izquierdo intacto en su zapatilla.
El apartamento había sufrido, pequeñísimos daños, solo estaba quemada parte de la silla y un pequeño pedazo de la alfombra, pero nada más.
Independientemente de la explicación ofrecida por los creyentes hindúes, debe de existir alguna otra causa que origine estos incidentes. ¿No lo cree Usted?
+++++