SECTAS – Antonistas

ANTONISTAS
A finales del siglo XIX vivía en Bélgica un buen hombre llamado Antoine Louis (1846-1912).
Un destino singular convirtió a este obrero minero y más tarde sereno de una fábrica de chapas, en el fundador de una religión que hoy cuenta con varias decenas de miles de fieles tanto en Bélgica como en Francia.
El padre Antonio era un espíritu religioso e inquieto.
La muerte de su hijo en 1893, que el no admite, lo impulsa a convertirse al espiritismo.
Un día los espíritus le anuncian que está dotado de poderes.
De esta forma empieza curando a los enfermos por medio de la “Imposición de Manos”, tarea que realizan tanto hermanos como hermanas que han logrado captar el “Fluido Universal”, y gracias a la bondad, impone las manos a los enfermos que se agolpan en su casa de Jemeppe-sur-Meuse.
Luego funda una nueva religión en 1908.
Después de su muerte, su mujer, la madre, retoma la antorcha.
Está secta se encuentra difundida sobre todo en Francia y Bélgica con 55 templos, 25 de ellos en Francia y 3 en Paris.
Cuenta entre 10,000 y 20,000 miembros y numerosos simpatizantes más de 2,000 entre hermanos y hermanas que ejercen sus funciones vestidos totalmente de negro.
Obtienen sus recursos de las donaciones espontáneas de sus fieles, y ejercen varias actividades caritativas.
Con ese motivo, los antonistas inauguraron un nuevo templo en Burdeos.
Para este acto, alquilaron un tren especial, en razón del gran número de peregrinos.
Su culto es “La Operación en nombre del Padre”, todas las mañanas excepto los sábados y “La Enseñanza del Padre” los domingos.
Su doctrina es semiespiritista y Teosófica.
Admiten a 4 grandes profetas Adán, Moisés, Jesús y el padre Antonio, casi divinizado.
Sus fiestas principales son el 25 de junio “Fiesta del Padre”, y 3 de noviembre “Fiesta de la Madre” que consideran como sus días de “desencarnación”
En el templo parisino de la calle Vergniaud, se ruega con las manos juntas.
En el fondo de la sala pintada de verde (el color de los antonistas) existe una insólita trinidad.
En el centro esta colocada una enorme fotografía del padre, un anciano de barba venerable que extiende la mano con “ademán protector”, a la izquierda una fotografía de la” madre”, con las manos juntas y a la derecha el dibujo de un árbol con esta inscripción: “Culto Antonista, El Árbol de la Ciencia de la Visión del Mal.”.
Mientras que en el estrado un anciano vestido con traje negro, lee con voz monótona, mientras que por encima de él, otro hermano, de pie, extiende los brazos:
“La enseñanza del padre es la enseñanza de Cristo revelado en esta época por la fe.
Ella considera los progresos de la ciencia.
Estamos rodeados de fluidos difundidos en la atmósfera.
Para realizar un trabajo debemos usar dichos fluidos.
A cada cantidad de fluido captada corresponde una cantidad de materia que se instala en nosotros.
Cuanto mayor es nuestra necesidad de fluido, más materia tendremos.
Si aprendemos a concentrarnos utilizaremos menos cantidad de fluido.
Así seremos menos materiales.
En lugar de materia se instalará en nosotros la bondad.
Quienes contienen mucha bondad pueden darla a los demás y aliviarlos de sus males”.
+++++

0 comments ↓

There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below.

Leave a Comment