COMBUSTIONES HUMANAS ESPONTANEAS -  Psicopirosis

COMBUSTIONES HUMANAS ESPONTÁNEAS
(Psicopirósis)
Es un fenómeno hasta ahora poco conocido que produce la ignición de la ropa o de ciertas personas aparentemente sin la participación de otros individuos, anomalía a la que incluso los bomberos no le han encontrado explicación alguna.
Estas demostraciones se han presentado en lugares tan dispares como Estados Unidos de Norteamérica, Gran Bretaña y Holanda.
Todas son situaciones en las cuales se han tratado de explicarlas “como debilidad de la conciencia”, “problemas sociales”, etcétera
Pero como hasta ahora no se le ha encontrado una explicación realmente satisfactoria, trataremos de dar algunas que quizá resulten meras hipótesis, no obstante al no existir nada concluyente, examinémoslas aquí:
Por ejemplo los hinduistas, creen que La Kundalini, que es una serpiente que yace enroscada y adormecida en la parte baja y central del microcosmos humano, ó Chakra vital, cuando se despierta y se rebela por actos de lujuria, trata de alcanzar el chakra de La Corona ó Hether que reside en la cabeza del individuo y para hacerlo emplea toda su energía y cuando no logra hacerlo se enoja con él y genera un calor desde el interior de su propio cuerpo.
Este calor es tan intenso que puede llegar hasta los 1,500 grados Celsius, y afecta solamente a la persona sin tocar nada más.
También éste fenómeno es considerado por múltiples teogonías, y algunos la consideran como el origen de los horrorosos fenómenos en los que una persona arde sin ninguna razón aparente.
Por su parte El Tarot alude a este extraño hecho en su 16º arcano, La Torre.
El rayo interno que la Kundalini produce al tocar lo alto de la cabeza es que destruye lo alto de la Torre símbolo del ser humano.
Y los gemelos o Dióscuros que de ella caen, simbolizan los lóbulos cerebrales.
Este drama esotérico incluso, lo recoge la Iglesia Católica en el mito de Santa Bárbara, quien acosada por su padre incestuoso (la energía de la Kundalini desatada) es perseguida hasta lo alto de su Torre (Su centro de Santidad) ó Maisón de Dieu “Casa de Dios”, en la versión francesa del Tarot.
Y ahí ante la presa acorralada, el desnaturalizado padre, que no en vano se llama Dióscoros, es alcanzado por su Kundalini y se produce la llamarada devoradora que lo carboniza, dejando a su hija como un símbolo de estallidos devoradores y destructivos.
Es muy significativo que en estos casos, la cabeza cuando no es calcinada del todo, queda reducida al tamaño y forma de una manzana, el fruto asociado a la lujuria en algunas tradiciones judeo-cristianas.
Después de esta breve exposición, con la que hemos tratado de dar una posible explicación a estos extraños casos ahora examinemos algunos ejemplos perfectamente documentados en los cuales ciertas personas arden en forma espontánea, sin una causa aparentemente visible y como muestras podríamos señalar los casos de combustión espontánea o psicopirosis como los siguientes:
El de la condesa Bandi, avalado por Charles Dickens
El de la norteamericana, Alba Fisher, que en 1959, desapareció entre fuego y humo sin quemar nada mas a su alrededor.
El de Irving Bentley, que a excepción de su pierna derecha, se convirtió en cenizas en 1966.
El de Mary Reeser, que inexplicablemente estalló en llamas en 1951
La del vagabundo de Chicago, quien se encontraba durmiendo bajo unas viejas cobijas y unos periódicos, súbitamente empezó a quemarse en grandes llamaradas y sin ninguna causa aparente, ante la atónita mirada de los transeúntes, que no pudieron hacer nada para salvarle, pues casi de inmediato se carbonizó.
La del honesto ciudadano norteamericano que dentro de su camioneta y estando presente su esposa, sin causa aparente empezó a quemársele el brazo izquierdo, el que fue apagado por su cónyuge usando el extintor del propio automotor.
Después de estos pocos ejemplos creo que vale la pena examinar con más detalle el caso de Mary Reeser porque reúne los espeluznantes efectos de estas psicopirosis ó autocombustiones espontáneas.
Pues las cosas sucedieron así:
“La horrible muerte de Mary Reeser:”
El 2 de julio de 1951 se encontraron los espantosos restos de Mary Reeser, de 67 años, en su departamento de Saint Petersburgo en Florida, Estados Unidos de Norteamérica.
Cuando la casera llegó a las 8.00 de la mañana, todo lo que quedaba de esa mujer de 79 kilogramos de peso era un simple montón de ceniza, unos cuantos dientes, fragmentos de hueso y el pie izquierdo intacto en su zapatilla.
El apartamento había sufrido, pequeñísimos daños, solo estaba quemada parte de la silla y un pequeño pedazo de la alfombra, pero nada más.
Independientemente de la explicación ofrecida por los creyentes hindúes, debe de existir alguna otra causa que origine estos incidentes. ¿No lo cree Usted?
+++++

0 comments ↓

There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below.

Leave a Comment