ARNALDO DE VILLANOVA (¿?-1310)

ARNALDO DE VILLANOVA (¿?-1310)
Fue un gran cabalista del que de su nacimiento solo se sabe lo que el mismo dice en la introducción de su libro “Agrimensura”, donde nos cuenta que nació en Cataluña, en alguna de las muchas Vila-novas Catalanas, en una humilde cuna.
No obstante llegó a ser consejero y amigo de 2 reyes: Federico II de Sicilia y Jaime II de Aragón, además de médico mimado y admirado de tres Papas, Bonifacio VIII, Benedicto XI y Clemente V.
Siendo de tan pobre cuna no se sabe como llegó a tener como maestro de teología del griego y del árabe al padre Martille el más famoso de Montpellier.
De los grandes conocimientos que logró extraer de “La Cábala Mágica” dejó testimonio sin que nadie llegara a desmentirle, puesto que por la Alquimia llegó a trasmutar en presencia del Papa Bonifacio VIII, plomo en oro fino.
En sus recetas médicas mezclaba las oraciones mágicas con los medicamentos.
También utilizó una gran profusión de talismanes que hacía colgar del cuello de sus regios pacientes; todo lo que es un hecho nada raro si se compara con otros métodos contemporáneos como el de Gilbert de Inglaterra que hacía atar un cerdo al pie de la cama de los atacados de “letargia”. Con el fin de que el animal absorbiera el “mal” y dejara libre al enfermo.
O quizá como Bernard de Gordon que susurraba en el oído de los agredidos de “epilepsia” una oración que según él médico, era infalible y que decía:
“Gaspar lleva la mirra, Melchor el incienso, Baltasar el oro.
Quienquiera que reciba sobre él nombre de los tres reyes magos, será curado del mal caduco, por la gracia de Cristo”, Amén.
Sin embargo a pesar de tales prácticas de curandero, también tuvo acertadas prescripciones médicas como el hecho de observar que el abuso de la carne ocasionaba el envenenamiento del organismo, debido a la gran cantidad de toxinas que se ingerían al tomarla.
No obstante su indudable conocimiento de la ciencia médica y química que había en la mente de Arnaldo, sobresalió en todo momento el mago poderoso que había buceado con éxito en las más profundas simas del ocultismo, de ahí que fuera denunciado y perseguido por La Inquisición, y sólo lo libró del castigo de esa infamante institución la amistad que lo unía con los 3 Papas arriba mencionados, quienes por conocerlo mejor que el resto del mundo, le admiraban.
Pero lo que más daño le causó a Arnaldo fue la falsedad en su “predicción del fin del mundo” para el siglo XIV, profecía extraída según él, de “La Cábala Mágica”, y también su inexistente fama de ser adivino.
Arnaldo de Villanova murió en 1310 en el transcurso de una travesía marítima que tenía como meta Francia a donde iba por encargo de Federico II a entregar un mensaje al Papa.
+++++

0 comments ↓

There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below.

Leave a Comment