ADOLF SCHULTEN

ADOLF SCHULTEN
Este doctor que adquirió mucho prestigio en España a raíz de haber ayudado al descubrimiento de la antigua Numancia, más tarde realizó investigaciones en la baja Andalucía y sus conclusiones fueron publicadas en la “Revista de Occidente” en julio de 1973 bajo el título de “Tartessos, la más antigua ciudad de occidente” que a continuación reproducimos:
“En las siguientes páginas vamos a narrar la historia de una antigua ciudad española cuyos restos, empero, existen probablemente aún, sepultados bajo las arenas del coto de Doñana, en la desembocadura del Guadalquivir.
Como la bella durmiente, la ciudad de Tartessos aguarda al venturoso caballero que penetre en el castillo y la despierte de su sueño milenario.
Tartessos, ciudad de la plata, hacia la cual enderezaban el rumbo las naves fenicias y griegas, fue un emporio comercial y desapareció de la realidad histórica para convertirse en un mito.
Pero más que la destrucción de sus edificios, ha oscurecido su memoria el error de las generaciones posteriores.
El nombre de Tartessos es poco conocido. La Biblia, habla de Tatis con frecuencia, sobre todo en los libros de los Profetas, que ponderan sus riquezas en plata, estaño y otros metales y refieren los viajes de los Tirios hacia el Oeste en busca de esos tesoros.
No cabe duda de que Tarsis y Tartessos son una misma ciudad.
El nombre indígena de Tartis se ha conservado en el del río Tetis –así llamaban los naturales del país al río Guadalquivir- en cuya desembocadura estaba situada la ciudad.
Tartis convertida por los griegos en Tartessos, fue llamada por los tirios Tarschisch, según una ley fonética de los semitas, que cambiaban en “sch” la “t” de las palabras extranjeras (Batania, como Baschan)
La más antigua referencia contemporánea de Tartessos, procede del año 730 a. de JC.
Se halla en el profeta Isaías (II, 12-16.)
“Porque el día de Jehová de los ejércitos, vendrá sobre todo soberbio alivio…, y sobre todos los cedros de Líbano, altos y sublimes…, y sobre todas las naves de Tarsis y sus preciados tesoros”
De la misma época aproximadamente es otra referencia asiria, una inscripción cuneiforme del rey Assarhadon (680-669 a de JC.) que dice más o menos así:
“Los reyes del centro del mar, todos, desde la tierra Jadnan (Chipre) y la tierra Jaman (Javan) hasta la tierra Tarsis, se inclinaron a mis plantas”
Aquí lo mismo que en La Biblia, aparece Tartessos junto a Chipre y Javan (la tierra de los jonios, de los griegos) como una ciudad del extremo occidental.
Los asirios, desde luego, no conocían Tartessos sino por las narraciones de los navegantes tirios.
Durante el milenio III a. de JC., floreció en el sur de España, en el imperio de Tartessos, una cultura metalúrgica muy importante
¿En qué relación se hallaba esa cultura con la ciudad de Tartessos?
El problema no está resuelto aún, y sólo las excavaciones en número suficiente servirán de base firme a una conclusión histórica.
Por otra parte es de notar que las rutas del comercio marítimo y los viajes tartesios a la Bretaña, a Inglaterra y al mar del Norte coinciden exactamente con la expansión de los productos fabricados por aquella metalurgia: puñales de cobre, vasos campaniformes, sepulcros megalíticos.
Ahora bien, según las referencias que hemos citado anteriormente, Tartessos existía ya antes del año 2,000 a. de JC.
La cultura metalúrgica andaluza pudo, muy bien cronológicamente, ser tartesia.
Mas, como el milenio que se extiende entre ella y la Tartessos histórica (entre 2,000 y 1,000 a. de JC-), permanece aún envuelto en la oscuridad, prefiero no identificar la cultura metalúrgica con la de Tartessos y llamar pretartesios a los agentes de esa cultura.”
+++++

0 comments ↓

There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below.

Leave a Comment