ASTROLOGÍA

ASTROLOGÍA
Por Manuel Arturo Ortiz y Nava.
Leon de los Aldama, Guanajuato
Verano de 2007
ASTROLOGÍA
Generalmente se puede interpretar como el estudio de las relaciones que puedan existir entre las configuraciones geocéntricas del Sistema Solar y los fenómenos terrestres y humanos ya sean individuales o colectivos.
Pero realmente trata de determinar las características fisiológicas, patológicas y sicológicas del hombre, así como su destino, según el aspecto del cielo bajo el que nació.
+++++
LA ASTROLOGÍA
(El espejo celeste)
En éste tema como en tantos otros existen muchos charlatanes, pero también hay personas que con un estricto método científico y estadístico se han abocado a tratarlo y así tenemos el caso del joven Michel Gauquelín, psicólogo y estadístico de profesión que se ha interesado por éste tema que la “ciencia oficial” se empeña en calificar de locuacidad,
Este estudio para poder ser reconocido como una verdadera Ciencia debe comprender varios aspectos que obligatoriamente deben tratarse, tales como:
Influencia de la hora de nacimiento de las celebridades,
-Entre 3,647 médicos y hombres de ciencia, 724 en vez de 626 que era el número teórico calculado, nacieron después del paso de Marte por el punto de salida o después de su culminación superior. No existe mas que una posibilidad entre medio millón de que sólo el azar haya sido la causa del excedente entre tal número de nacimientos. Entre los mismos sabios, 704 en vez de los 598 calculados teóricamente, nacieron luego de la salida o de la culminación de Saturno, lo que nos da una probabilidad entre 300,000.
Entre 2,088 campeones deportivos, Marte domina en exclusiva y con una nitidez sorprendente. Se le contabilizaron 452 nacimientos en vez de 358, a la salida o a la culminación lo que sólo deja al azar una probabilidad entre 5’000,000
Entre 3,438 hombres de guerra conocidos, Júpiter y Marte se hallaban en excedente en las regiones que corresponden a la salida o a la culminación: Júpiter con 703 nacimientos en vez de 572 y Marte en 680 en vez de 590, la probabilidad dejada al azar es en tal caso inferior a una entre 1’000,000 de oportunidades.
Influencia de la Luna,
La influencia del satélite es la que dado lugar a mayor número de supersticiones y teorías. Aún actualmente, y no se diga de otras épocas, la influencia lunar era un axioma sobre el brote de los vegetales, aunque no obstante parece que si existe cierta influencia en lo que respecta a las lluvias. Según Michel Gauquelín, dos investigadores norteamericanos Bradley y Woodbury, después de hacer el examen de 50 años de archivos meteorológicos, comprobaron que las grandes lluvias tienen lugar sobre todo en la mitad de la primera y de la tercera semanas del mes lunar y más particularmente entre el tercero y el quinto día después de luna llena y de luna nueva. Mientras que 2 investigadores australianos, Aderley y Bowey, han verificado esos mismos resultados con respecto al hemisferio austral. (Para mas información lea “Los Relojes Cósmicos” de Michel Gauquelín)
Influencia de la Luna en los animales
Ya se empieza a conocer cierto número de hechos biológicos que denotan la influencia de la Luna existe el caso del “palolo”, un gusano que se reproduce en ciertos momentos de las fases lunares, de todo lo cual están enterados los indígenas que se alimentan de ellos. Entre los insectos Hartland Rowe en su revista “Zoologie et de Botanique, africane (1958), han observado también la presencia de eclosiones ligadas a las fases lunares, lejos del mar y de las mareas.
Influencia de los planetas sobre el Sol
El investigador Treillis en su Informe a la Academia de las Ciencias de 1966, indica que en su observación durante 80 años, del efecto que los planetas ejercían sobre el Astro Rey, ha medido la amplitud de la “marea” producida en la superficie del mismo por los 6 planetas, Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter y Saturno y ha encontrado que la superficie de las “manchas solares” es más grande en la “marea alta”, que en la “marea baja”. Dicha amplitud sería de un milímetro, pero que teniendo en cuenta el enorme volumen del Sol esta medida correspondería a formidables desplazamientos de masa que obviamente afectarían retroactivamente el comportamiento del Sol y su influencia en los planetas que lo rodean.
Influencia de los planetas sobre la Tierra,
De ninguna forma puede excluirse esta, puesto como es bien sabido Júpiter es el foco de una potente emisión de ondas radioeléctricas que varía en razón inversa a la actividad solar, así cuando el Sol está en calma, Júpiter emite mucho y viceversa. Además, ciertos planetas actúan directamente sobre el magnetismo terrestre, Hontgast y Van Sluiters, por su parte han demostrado que la agitación magnética terrestre disminuye durante 8 horas en las proximidades de la conjunción inferior de Venus, es decir, cuando se encuentra en medio de la alineación entre el Sol y la Tierra “Magnestism and the Cosmos”, Londres, Oliver and Boyd 1967. La misma observación ha sido hecha por parte de Jacobs y Atkinson refiriéndose al momento de la conjunción inferior de Mercurio, y también observaron una disminución de la agitación magnética durante 10 días en el momento de la oposición entre Júpiter y el Sol, además según GauquelIn, lo mismo ocurre en cuanto a la oposición entre Marte y el Sol.
Influencia del Sol en las comunicaciones terrestres.
Según Piccardi el Astro Rey emite ondas de gran longitud llamadas ELF. (Extremely Low Frequencies), (frecuencias extremadamente bajas) que aunque tienen muy poca energía atraviesan las jaulas de Faraday y los muros de concreto sin dificultad, tal y como lo ha demostrado el investigador König (1960)
Influencia del Sol en los seres humanos,
Aquí es conveniente recordar los trabajos llevados a cabo por investigadores alemanes acerca de que el Sol influye mucho en las embolias pulmonares, en los períodos de ataques de eclampsia, sobre los accidentes de tránsito por la disminución en los reflejos, sobre los ataques cardíacos especialmente en los ataques al miocardio y sobre las enfermedades mentales.
La Influencia entre el nacimiento humano y los planetas
En la especie Humana Kirchhof en su ensayo “Zentrabl Gynäcologie” a comprobado que los partos comienzan preferentemente en el momento del paso de la Luna por el meridiano, es decir cuando se encuentra en su punto culminante en lo alto del cielo. En cuanto a la correlación entre el número de nacimientos y las distintas fases de la Luna, que ha sido sostenido por ciertos investigadores, también ha sido y es negado por otros investigadores y por el momento no se pueden afirmar en una forma segura.
De esta forma, según el investigador Liggins, las glándulas suprarrenales del feto y particularmente la adrenalina y las hormonas corticosuprarrenales que aquella segrega, están capacitadas para provocar y guiar el nacimiento, y según Michel Gauquelín, que además ha demostrado que el planeta no agrega nada a la criatura que nace, sino que a lo sumo, puede servir como un indicador de una tendencia de comportamiento, predisposición que en lo sucesivo le conducirá a adoptar una carrera conveniente a su comportamiento.
Quizá en todo lo dicho no existen pruebas que confirmen la tesis de Michel Gauquelín, pero simplemente se ha querido demostrar que
“La influencia de los planetas sobre la Física, la Meteorología y la Biología terrestres no es inconcebible.”
Aunque aún queda por tratar de comprender por qué el momento del parto convendría mejor que cualquier otro para manifestar la influencia del Cosmos sobre el ser vivo.
No obstante entre los científicos que apoyan a Michel Gauquelín en sus estudios se podrían nombrar a 3 grandes hombres de ciencia como son: Jean Porte (Administrador del Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos), Paris, 21 de octubre de 1957, que escribió el prefacio de su libro “Méthods pour étudier la répartition des astres dans le mouvement diurne” (Paris 1957), también se podría citar al profesor G. Piccardi, (Director del Instituto de Químico-física de la Universidad de Florencia), 20 de junio de 1965, que escribió el prólogo para su obra “La Hérédité planetaire (Planéte, 1966) y el profesor Frank A. Brown Ir. Morrison, (Profesor de biología de la Universidad de Evanston Estados Unidos de Norteamérica), El 7 de junio de 1967, quien lo hizo para su obra “Los Relojes Cósmicos”, etcétera, pero ahora examinemos las inferencias de tan eminentes investigadores:
Conclusiones acerca de la Astrología, publicadas en Paris, 1949-1969 por Michel y Francoise Gauquelín.
Los efectos particulares observados, a nuestro entender, como un caso particular dentro del estudio de las relaciones entre factores solares y terrestres en biología, puesto que en éste caso la herencia y el ambiente cósmico están ligados.
En el momento de su nacimiento, los individuos de la especie humana responderían al entorno cósmico según una sensibilidad propia que habrían heredado de sus padres.
En el hombre, parecen existir distintos tipos de sensibilidad respecto a un idéntico entorno cósmico.
Estos diversos tipos de sensibilidad corresponderían más adelante, durante la vida, a distintos comportamientos biológicos y psicológicos definidos de los que surgen los efectos estadísticos referentes a las notabilidades profesionales.
El efecto planetario parece presentarse como una manifestación desconocida de una cierta clasificación de los tipos psicológicos.
Nuestras investigaciones desembocan, por lo tanto, en una tipología de origen hereditario que reacciona ante los factores cósmicos del ambiente.
En conclusión se podría decir que la Astrología siempre tendrá sus seguidores y sus detractores, Michel Gauquelín es simplemente un investigador serio; y así mientras que el profesor L. Koenigsfeld, Presidente del Comité Belga rechaza sus conclusiones, Coudere pontífice de la astronomía belga enfermó al mencionarle la palabra Astrología, y B.J. Bock de una Comisión Astrológica de los Estados Unidos de Norteamérica, cuando se dignó a contestar una carta enviada por el investigador Michel Gauquelín, le aseguró que dicha sociedad había dejado de existir hacía un buen tiempo, mientras que el astrónomo S. Arend, simplemente se negó a examinar sus trabajos porque consideraba inútil el tomarse la labor de escribir un libro sobre la influencia de los planetas puesto que estos no ejercen ninguna influencia.
Lo que nos recuerda a Laplace cuando le consultaron acerca de las piedras llamadas aerolitos y aseguró que:
¡Esas piedras no podían caer del cielo puesto que en el cielo no existen piedras!
Hasta donde puede llegar la intransigencia, cuando se asume la posición más obcecada, y contraria a la del verdadero científico que se abre a todas las posibilidades. ¿No es cierto?
En contraposición de éstos absurdos de ciertos investigadores, Michel Gauquelín cita una asombrosa frase del científico Kepler pronunciada en “Tertius interveniens, 1610”
“Otra cosa maravillosa es que la Naturaleza provoca igualmente una cierta correspondencia entre las constelaciones celestes de los parientes.
Cuando una mujer tiene un hijo dentro y cuando el momento normal del nacimiento ha llegado, la Naturaleza elige un día y una hora que corresponden con respecto a los cielos, a la fecha de nacimiento de un hermano de la madre o del padre, y esto no es un hecho cualitativo, sino astronómico y cuantitativo.”
De todo lo anterior se podría concluir de que la Astrología es una verdadera Ciencia y no un asunto de alquimistas, ni de brujas, como erróneamente, se creía, en el medioevo.
Aunque es justo reconocer que antes que Michel Gauquelín, han existido otros que de la misma forma han tratado de demostrar científicamente la influencia que ejercen los distintos planetas en el destino de los hombres, tales como Choisnard (1867-1930) que no era un neófito en la estadística, aún siendo un politécnico pero que realmente no llegó a demostrar la influencia astral, en una forma metódica, de la misma manera se encuentra el investigador suizo K. E. Krafft que funda su enorme “Tratado de Astrobiología” (1939) sobre principios similares a los de Choisnard, pero que también aplicó mal.
Por principio es indispensable reunir una proporción suficientemente importante de una población determinada.
La mayoría de los astrólogos piensan que el día del nacimiento establece el carácter del individuo, pero realmente no sólo eso es lo que se determina pues es necesario enumerar un número importante de factores que pueden influirlo y sobre todo es indispensable conocer la hora del nacimiento cosa que en muchos países no se conoce y esto es realmente determinante en la vida del sujeto, así como la posición exacta de los astros que como la Luna difieren en la salida y la puesta con las estaciones del año y las longitudes planetarias.
Así la tendencia de nacimientos es tan marcada y su repetición tan constante que no se pueden calificar debidos al azar.
Ahora estimo que examinemos unos ejemplos:
Entre 3,647 médicos y hombres de ciencia, 724 en vez de 626 (número teórico calculado), nacieron después del paso de Marte por el punto de salida o después de su culminación superior. No hay más que una posibilidad entre 500,000 de que sólo el azar haya sido la causa de estos nacimientos.
Entre los mismos sabios 704 en vez de los 598 calculados, nacieron luego de la salida o de la culminación de Saturno y la probabilidad dejada al azar es de una entre 300,000.
Entre 2,088 campeones deportivos, Marte domina en exclusiva, se contabilizaron 452 nacimientos en vez de 358 a la salida o a la culminación, lo que da una probabilidad debida al azar de una entre 5’000,000.
Entre 3,438 hombres de guerra conocidos Júpiter y Marte se encontraban en excedente en las regiones que siguen a la salida y a la culminación, Júpiter en 703 nacimientos en vez de 572 y Marte en 680 en vez de 590. Así la probabilidad de la intervención de azar en ambos casos es menor a una entre 1’000,000 de oportunidades.
Para tratar de dar una explicación científica al fenómeno de la Astrología, se ha comprobado que es el feto el que provoca su expulsión y las contracciones uterinas de la madre son provocadas por las hormonas fetales.
Según Liggins, las glándulas suprarrenales del feto y especialmente la adrenalina y las hormonas corticosuprarrenales que aquella segrega están capacitadas para provocar y guiar el nacimiento.
Michel Gauquelín, ha demostrado que el planeta no agrega nada a la criatura que nace, sino cuando mucho sirve como indicador de una tendencia de comportamiento que le conducirá, más adelante, a adoptar una carrera conveniente a su temperamento.
Y también asegura que existe el efecto planetario de herencia, después de 30,000 horas de nacimiento conocidas a niños parisinos, muestran una gran tendencia a venir al mundo
“En los mismos estados cósmicos que presidieron el nacimiento de sus padres”.
Pero éste investigador no ha encontrado éste efecto más que entre los astros más voluminosos del Sistema Solar, o los más próximos a la Tierra: la Luna, Venus, Marte, Júpiter y Saturno.
Resulta curioso notar que Clark citado por Nelson (1952) había encontrado una correlación entre las perturbaciones en las radiocomunicaciones y las posiciones de Urano, Neptuno y Plutón, cosa que según Michel Gauquelín habría impedido la interacción entre estos planetas y sus estudios astrológicos.
Así se podría elaborar una hipótesis explicativa diciendo que realmente la astrología como ciencia es una realidad, puesto que simplemente, el Sol nos está enviando permanentemente una lluvia de protones y electrones el llamado “viento solar” que influyen directamente en los fenómenos físicos y biológicos en los seres terrestres así según las investigaciones de algunos investigadores alemanes:
El Sol ejerce gran influencia en las embolias pulmonares, sobre los períodos de ataques de eclampsia, sobre los accidentes de tránsito debidos a una reducción en los reflejos, sobre los ataques cardíacos y especialmente por el infarto al miocardio y sobre las enfermedades mentales.
Menos conocida es la acción de la situación solar sobre la composición de la sangre (Schultz) y sobre el índice de floculación del suero (Tanaka) y sobre todo las investigaciones de Bortels y Picardi.
En síntesis, toda una serie de reacciones físicas y fisicoquímicas es influida por factores cósmicos: envejecimiento del trisulfuro de arsénico, sobrefusión del agua
Que puede permanecer en estado líquido por debajo de los 0° C., con tal que se eviten los choques,
Precipitación del oxicloruro de bismuto, etcétera
Todas estas reacciones se realizaron en tubos herméticos y, sin embargo, presentaban en ciertos casos, desviaciones cíclicas en correlación con las variaciones de la presión barométrica o con las variaciones del “jet Stream” (las grandes corrientes de viento de la estratosfera) todo lo cual parece absurdo, orientándose actualmente hacia las ondas electromagnéticas de gran longitud de onda E.L.F. (Extremely Low Frequencies) (Frecuencias extremadamente bajas), de energía muy débil y que pasan a través de las cajas de Faraday ó a través de los muros de un laboratorio sin dificultad, como lo ha demostrado König (1960), ondas que son abundantemente emitidas por el Sol y por consecuencia su disolución en el agua, por lo que según Piccardi deben modificarla y como según alguien dijo:
“Todos los seres vivientes no son otra cosa que artificios empleados por el agua para poder pasearse al Sol”
De ésta forma se explicarían con sencillez las innumerables variaciones biológicas en conexión con la actividad solar y por ende la Astrología como una ciencia y no una charlatanería como la juzgaban los “sabios oficiales”.
++++++

0 comments ↓

There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below.

Leave a Comment