EL ESPÍRITU QUE ATERRORIZO a un SOLDADO INGLÉS,

EL ESPÍRITU QUE ATERRORIZO a un SOLDADO INGLÉS,
Owen Davis, veterano de la guerra ha tenido que abandonar su residencia en Ilkeston, Inglaterra, porque un espíritu maligno le ha jugado toda clase de bromas pesadas, incluso llegó al grado de querer ahogar a su novia.
El ex soldado, quien combatió en Irlanda del Norte y fue herido en uno de los combates contra el eri (Ejército de Liberación Irlandés), dice que ya no podía soportar la vida en esa casa, pues las luces constantemente se prendían y apagaban, también se escuchaban ruidos extraños, las puertas se abrían y cerraban solas y otros fenómenos semejantes.
Owen Davis, quien habitaba en la casa junto con 2 amigos también soldados, dice que cuando llegaron a la vivienda ya sabían que estaba encantada, pero que no hicieron caso de las advertencias que les hicieron los vecinos y otras personas.
En cierta ocasión, cuando Owen Davis y sus compañeros dieron una fiesta, poco después de la media noche, ellos y sus invitados casi se desmayan al ver cómo una fuente de madera llena de frutas se levantaba de la mesa y flotaba en el aire suspendida en medio del salón, y luego se partió en mil pedazos y las frutas salieron volando en todas direcciones.
Uno de sus amigos asustado, decidió irse de la casa, entonces su novia se mudó con él, Elaine Short, de 29 años.
La joven se estaba acomodando apenas en la casa cuando se encontró con el fantasma de una mujer; era una dama de la época victoriana que tenía un vestido ceñido en la cintura y un sombrero muy extraño.
Elaine Short incluso escuchó el roce del vestido cuando la fantasma se movió.
Al día siguiente, Elaine Short se estaba lavando el cabello en el baño, cuando de pronto sintió en la espalda una extraña sensación como un escalofrío.
“De pronto sentí como si alguien me empujara fuertemente y metiera mi cabeza en el agua; empleando todas mis fuerzas pude sacar mi cabeza fuera del agua y corriendo despavorida llegué hasta la recámara donde encontré un gran desorden, pero no había nadie en casa; luego comencé a escuchar risas horribles.
La pareja continuó sufriendo los ataques del fantasma, como platos rotos, objetos flotantes, etcétera, hasta que finalmente cuando se encontraban al borde de la histeria, decidieron dejar la casa.
Ante tantos fenómenos anormales que impedían volver a ponerla en alquiler, el dueño decidió que lo mejor sería demolerla.
+++++

1 comment so far ↓

#1 therimming on 07.21.17 at 4:14 am

Cut-throat Dynamics Of The Internet

Leave a Comment