EL HOMBRE DE LA OREJA ROTA

EL HOMBRE DE LA OREJA ROTA

Un día le presentaron a M. PEROT un anciano despierto y sólido de 80 primaveras, que había perdido la oreja derecha.
Durante la guerra del 14.18 le preguntó PEROT.
No, es una curiosa historia, le respondió el anciano.
Yo soy un hombre curioso, insistió el visitante.
Pues hela aquí… Un día, mi mujer me pidió que cortara leña para su fuego.
Lo hice con tal torpeza, que un trozo saltó por aire y fue a clavarse precisamente atrás de mi oreja.
Mi mujer me vendó y no le prestamos más atención ….
Tiempo después, al regresar de mi campo, donde había recogido patatas, llevaba al hombro mi rastrillo cuando, debido a un mal paso, resbalé y uno de sus dientes, fue a clavarse detrás de mi oreja, exactamente en el mismo sitio, que el trozo de leña. Esta vez hubo que llamar al medico que riendo me curó, y la curación fue mucho más lenta.
Estaba casi terminada, y ya no usaba el vendaje, cuando un día pase delante de una conejera donde habíamos aislado a una gallina para que empollara.
Olvidando que estaba embravecida por empollar, abrí y me agaché para levantar algo. La gallina se precipitó sobre mi cabeza y me propinó un formidable picotazo justamente detrás de la oreja y siempre en el mismo sitio.
¡Por más esfuerzos que hizo el médico, esta vez hubo que amputarla¡
GEORGE LANGELAAN.

0 comments ↓

There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below.

Leave a Comment