INCIDENTES CON OVNIS EN LA EX-UNIÓN SOVIÉTICA

EX UNIÓN SOVIÉTICA, Incidentes con OVNIS en la
+++++
Según la revista soviética ZNANIESILA apareció un artículo escrito por NICOLÁS DEMIDOV en el que según la traducción de NICOLÁS NIKONOF se narra la caída de un OVNI a orillas de un lago soviético y lo describe de la siguiente forma:
Estaba un embudo inexplicable, situado a la orilla de un lago, a escasa distancia de la frontera sur de KARELIA.
El guardabosque VASILI BRODSKI fue quien lo descubrió y dio aviso a LENINGRADO, el día anterior el mismo BRODSKI había hecho el mismo trayecto sin notar nada anormal.
Pero luego del incidente solicitó a sus superiores el envío de especialistas y de buzos.
Como era de esperarse llegó de LENINGRADO una expedición dirigida por el profesor VÍKTOR DEMINOV, y en su informe consigna los hechos de la forma siguiente:
“A orillas de un lago de forma oblonga, descubrimos un hoyo, un enorme trozo de tierra había sido arrancado de una de ellas.
La excavación medía cerca de 30 metros de largo, algo más de 15 metros de ancho y 3 de profundidad.
El hielo estaba roto y grandes bloques del mismo flotaban sobre la superficie.
Cerca del agua se advertía la huella de un objeto desconocido y de peso considerable; el pasto había sido arrancado y esparcido; el lugar estaba liso como planchado”
Un buzo especializado, empezó el estudio cuidadoso de las profundidades, y así constató la presencia de una masa de tierra lanzada hacia arriba, así como de trozos de pasto congelado, parecía como que una potencia desconocida lo hubiese trasplantado al fondo del lago, esta masa formaba una estrecha y larga tira que se prologaba hacia el centro del embalse, su longitud alcanzaba casi los 100 metros, fuera de esto nada había alterado la situación del fondo del lago.
Los científicos de LENINGRADO, advirtieron que un misterioso objeto había golpeado la ribera, y que después de rebotar y deslizarse sobre el agua se había fundido.
El objeto incomprensible, luego de alcanzar una pasmosa velocidad, golpeó la costa en ángulo y probablemente rebotó después como una piedra plana que fuese lanzada, sobre la superficie del agua.
Bajo el hielo, el buzo localizó a cierta distancia, en la misma dirección que la faja de tierra, una prominencia de 1.½ metros de alto,
“Como si un cuerpo hubiera chocado contra el suelo antes de detenerse…”
Fuera de esto, el fondo no presentaba ninguna particularidad.
El misterioso artefacto parecía haberse volatilizado o desintegrado totalmente.
El detector de metales permaneció inalterable, tanto en la superficie como debajo del agua, sin embargo si se encontraron variaciones cerca del túmulo que acabamos de mencionar.
Al regresar a la superficie, uno de los buzos hizo caer un bloque de hielo que se encontraba en la superficie congelada.
¡El lado inmerso del fragmento era verde esmeralda!
Cabe tratar aquí de impregnación, pues la impresión cromática era de varios centímetros de profundidad.
Recién llegado a LENINGRADO, VÍKTOR DEMIDOV entregó a sus amigos del laboratorio los elementos materiales recogidos.
Nada tenían que ver con el accidente del lago las explosiones de cohetes, los relámpagos esféricos, ni los meteoritos.
Se consideró prudente no hablar de la caída de un aparato de origen cósmico desconocido, sin embargo esta fue la hipótesis de muchos investigadores.
Varios hechos hacían suponerlo.
Primero los químicos que estudiaron unos aparentes granos de mijo comprobaron que estos tenían un intenso resplandor metálico, en el espectro infrarrojo del polvo obtenido al triturar dichos granos, se notó la ausencia de una banda de absorción característica de toda combinación orgánica.
Por otra parte, demostraron tener una resistencia inimaginable, sumergidos en un baño de ácido sulfúrico concentrado, mezclado con ácido fluorhídrico, capaz hasta de disolver el vidrio, no sufrieron alteración alguna.
El polvo obtenido al triturar los granos de origen desconocido, resistió también al ácido muriático.
¡Esto demostró que los granos de origen orgánico no eran de una formación natural!
Los bloques de hielo impregnados de color verde, fueron estudiados por los glaciólogos, quienes observaron que bajo fuerte presión, el color se tornaba en azul pálido, pero quedaron perplejos al constatar que sólo la parte sumergida presentaba éste fenómeno de coloración inusitada.
De esta concluyeron así sus análisis:
“Los elementos encontrados en el hielo derretido no permiten explicar la coloración mencionada”
¿Acaso el aterrizaje forzoso del OVNI, se había producido por falta de “ENERGÍA VERDE”?
SIGURD ARMOND estaría dispuesto a afirmarlo, y a agregar que la tripulación del aparato no habría logrado sobrevivir en nuestro planeta.
Probablemente fuera ésta la razón por la que las huellas materiales de la nave aterrizada fuesen casi inexistentes.

LA EXPLOSIÓN DEL OVNI EN SIBERIA
El 30 de junio de 1908, por la noche y sobre el RÍO YENISÉI ocurrió una enorme explosión equivalente a 3 millones de toneladas de explosivos químicos, fue una explosión con una potencia superior a la producida por las bombas atómicas lanzadas por los norteamericanos sobre HIROSHIMA y NAGASAKI.
Este estallido que sacudió toda región de la “TUNGUSKA” en la estepa de SIBERIA de la ex UNIÓN SOVIÉTICA.
En el cielo se notaron rastros luminosos dejados por las trayectorias de masas no identificadas, descritos tales rastros como las trayectorias recorridas por el objeto que habría producido la explosión.
Los testigos presentes, simples campesinos de la región aseguraron que algo llegó volando velozmente, como si fuera un meteorito, pero que luego maniobró cambiando de rumbo y a continuación explotó, formando un hongo muy parecido al de las bombas atómicas que obviamente en esa época no se conocían y derribando los árboles en varios kilómetros a la redonda.
Parece una historia de ciencia ficción pero según cálculos hechos actualmente por ciertos investigadores auxiliados de grandes computadoras, demuestran que el objeto u objetos efectuaron maniobras tanto en altura como en dirección.
Este resultado ha sido publicado en revistas soviéticas de mucho prestigio.
Después de la explosión se detectaron ondas sísmicas y perturbaciones electromagnéticas alrededor de casi toda la TIERRA similares a las producidas por las explosiones atómicas.
Tiempo después algunos de estos humildes testigos presenciales, murieron víctimas de una enfermedad muy parecida a la leucemia producida por las radiaciones atómicas.
Posteriormente cuando llegaron los primeros investigadores debido a lo inaccesible del lugar; encontraron un cráter en el suelo y los árboles derribados en una forma radial, alrededor del agujero.
Desde 1927, varias expediciones soviéticas han explorado la zona de la explosión y no se ha encontrado ningún trozo de meteorito, sino sólo los restos de una gran calcinación de árboles y grandes muestras de radioactividad, y aún en el año de 1963 la zona todavía mostraba una radioactividad superior a la media de la región.
Posteriormente se formularon las hipótesis más variadas (más de 80) para tratar de explicar el fenómeno, que varían desde la que dice que algunos desterrados políticos podían haber fabricado una bomba nuclear a partir de materiales comunes, la cual se les habría salido de control, mientras que algunos norteamericanos adelantaron la teoría de que ingresó en nuestra atmósfera cierta cantidad de antimateria que al encontrarse con la materia colisionó desprendiendo una enorme energía
Pero entonces: ¿Qué fue lo que explotó a cierta altura en SIBERIA?
¿Por qué se encontró radioactividad en la zona?
Y si acaso hubiese sido un meteorito,
¿Por qué maniobró en el aire, antes de explotar y no se encontraron restos del mismo?
¿Acaso sería la explosión de una AERONAVE EXTRATERRESTRE?
Así y acorde con las doctas opiniones de los sabios soviéticos EKATERINA YURAVLEVA y E. PARNOV ninguna de tales naves explotó en una desolada región de SIBERIA en 1909 y conforme a ellos, la verdadera explicación es la siguiente:
“La ionosfera terrestre fue sacudida intensamente por la explosión del volcán indonesio “KRAKATOA” el 27 de agosto de 1883.
Esta perturbación se prolongó al espacio exterior y fue registrada por los habitantes inteligentes de un planeta que gira alrededor de la estrella ÉPSILON ERIDANI, quienes confundieron tal perturbación con una señal que localizaron como proveniente de la TIERRA a la cual correspondieron con un potentísimo rayo LÁSER que fue dirigido a la TIERRA en 1908 produciendo una explosión en la atmósfera”
Así pasando por hipótesis emitida por la científica RUSA EKATERINA YURAVLEVA que arriba nos asegura que la detonación habría sido producida por la emisión de un poderoso RAYO LÁSER enviado por los habitantes de un planeta como contestación a lo que supondrían fuese un mensaje terrestre, la explosión del volcán de la isla KRAKATOA ocurrida en 1883.
Hasta llegar a los lacónicos mensajes oficiales soviéticos que aseguran que la causó la ¡COLISIÓN DE UN COMETA CON LA TIERRA!, pero como se comprenderá esta explicación dejó muchas dudas en el aire, y no resulta muy aceptable ya que si fuese un cometa se hubiera podido detectar con gran antelación pues por esas épocas se acercaba a la TIERRA, el cometa HALLEY y todos los astrónomos del MUNDO estaban muy pendientes del hecho.
Por otro lado está la EXPLICACIÓN NORTEAMERICANA que dice que una parte considerable de antimateria penetró en la atmósfera terrestre, produciendo esos efectos, y quienes sostienen esta teoría explican que ya se han obtenido en el laboratorio núcleos negativos y positrones que se mueven a su alrededor, particularmente átomos de ANTIHELIO 3.
Y por último, pero no por ello menos importante está la tesis de ALEXANDR KAZANTZEV ingeniero militar soviético y autor de ciencia-ficción, el que sostiene que una nave proveniente del espacio exterior interestelar se salió de control y por eso maniobró hasta que hizo explosión y añade que quizá algunos tripulantes se salvarían y quizá estuviesen entre nosotros.
Pero como si fuese una confirmación de la tesis de ALEXANDR KAZANTZEV, leamos lo siguiente:

LOS OVNIS BUSCADORES DE LA TUNGUSKA SIBERIANA.
En la noche del 9 de febrero de 1913, extraños objetos penetraron en nuestra atmósfera, no explotaron en la “TUNGUSKA SIBERIANA” como el objeto de junio de 1908 y no cayeron como lo hubiesen hecho si fueran meteoritos.
Simplemente exploraron la región y:
¡Tales objetos se marcharon de nuevo!
Su presencia no ofrece ninguna duda puesto que fueron observados por granjeros testigos y astrónomos aficionados y después por astrónomos profesionales como el profesor C.A: CHANT de la UNIVERSIDAD DE TORONTO, CANADÁ.
Durante más de 3 minutos observo varios cuerpos luminosos viajando en grupo.
El primero estaba formado por 4 objetos, el segundo por 3 y el último grupo estaba compuesto por 2 objetos.
Algunos viajaban tan bajo que produjeron alteraciones en la atmósfera como las de los aviones supersónicos.
Su vuelo era horizontal y su velocidad relativamente baja y muy inferior a la de los meteoritos la que se cuenta en kilómetros por segundo.
Otro astrónomo profesional W.F. DENNING, escribió en el diario de la REAL SOCIEDAD ASTRONÓMICA DEL CANADÁ:
“Parecía, en el espacio, algo así como un tren expreso, cuyas ventanas vemos iluminadas por la noche por luces interiores.
No he visto nada parecido en 48 años de estudios astronómicos.”
Otras observaciones hechas a bordo de un navío permitieron precisar que, procedentes del CANADÁ, los misteriosos objetos sobrevolaron las BERMUDAS, después el BRASIL, más tarde ÁFRICA y ahí se les perdió de vista.
Algunas de las explicaciones oficiales parecieron tan absurdas como la de que se trataba de una serie de meteoritos que se convirtieron al mismo tiempo en satélites de la TIERRA.
Extravagantes explicaciones cuando los cálculos más elementales nos demuestran que cualquier satélite que entrase en la atmósfera, ardería en segundos, por el frotamiento o si acaso fuesen más grandes caerían a la TIERRA, como meteoritos, cosa que jamás ocurrió.
Obviamente en 1913, nadie estaba preparado para enviar cohetes al espacio ni satélites artificiales.
¿Qué cosa buscaban estos misteriosos objetos, acaso a sus compañeros que habían explotado en 1908 o algo de sus restos?
Otra de tantas preguntas sin respuesta.

LA MOMIA DEL EXTRATERRESTRE
Según el autor soviético VIKTOR IVANOVICH, en la década de los años 50’s, el calvo dirigente soviético GORVACHOV empeñado en ganarle la partida a los norteamericanos en todos los campos del conocimiento; a través de la policía secreta KGB.
Envió una gran expedición de entre 50 y 500 hombres, llamada en clave “PROYECTO ISIS” de supuestos arqueólogos a la cuna de la sabiduría occidental, Egipto.
Después de varios estudios en el campo de las sepulturas, del llamado “VALLE DE LOS REYES” el 25 de abril de 1985 encontraron una tumba inviolada con un sarcófago que al ser abierto dejó escapar gas monóxido de carbono que enfermó a los soldados que lo abrieron, por lo que después entró a la tumba un grupo de especialistas en contaminación equipados con sus máscaras y equipo adecuado anticontaminante quienes no encontraron restos de radioactividad, pero si gran cantidad del mencionado gas.
Dentro de un ataúd estaban los restos momificadas de un ser que al ser reconstruido mediante las técnicas del TAC (TOMOGRAFÍA AXIAL COMPUTARIZADA), resultó medir como 1. 20 metros de altura, con brazos y piernas muy delgados, pero con el cráneo semejante, a los muy conocidos de las visitantes alienígenas.
Es decir una cabeza grande, con la barbilla y la boca muy delgada, con pequeños dientes y grandes ojos oblicuos, que casi le llegaban a la nuca, etc.
Después de analizar algunos pedazos de sus vendajes se determinó que tendrían una antigüedad de 10,500 años antes de Nuestra Era.
Al contemplar al ser los trabajadores egipcios abandonaron la tumba murmurando “MAGBARAD AZOART” que significaba “EL VISITANTE”.
Mientras el equipo de arqueólogos que trataron de descifrar los jeroglíficos grabados en la pared de la tumba, sintió como si una fuerza magnética les rechazara del muro.
Después de varios estudios hechos por medio de un aparato llamado RADAR de penetración, se comprobó que la pirámide de KEFRÉN pesa 6’000,000 de toneladas y que bajo el monumento mandado construir por TUTMOSIS IV se encuentra una gran caverna donde están guardados “todos secretos del Universo” y que los soviéticos no quisieron descubrirla por temor a permitirles la entrada a nuestro mundo a los “visitantes del espacio”
Para mayor información le sugiero que lea el artículo sobre “ABDUCCIÓN MASIVA” en éste mismo libro.
Después de la caída de la UNIÓN SOVIÉTICA se han hecho públicos varios secretos que guardaban celosamente la siniestra policía secreta ó KGB.
Entre ellos y sacada de contrabando por la televisión comercial norteamericana se presentó una película en la cual se muestra a varios soldados de ese país descubriendo una tumba inviolada dentro de la cual se hallaban los restos de un ser momificado burdamente y según el autor de un excitante libro que acaba de salir a la venta escrito por VÍKTOR MANOVICH se trataba del llamado “PROYECTO ISIS”, exigido por GORVACHOV el dirigente soviético y encargado al comandante IVÁN IVANOVICH y estaba destinado a conocer los secretos de los extraterrestres que proyectaron las pirámides de la planicie de GIZEH en Egipto, puesto que sólo con el auxilio de ellos, las primitivas tribus que habitaban el país pudieron construir el complejo de esa planificación, si se tiene en cuenta que la sola PIRÁMIDE DE KHUFU, QUEOPS ó GRAN PIRÁMIDE pesa cerca de 6,000,000 de toneladas, aparte de la exactitud de su construcción en el centro geográfico de la masa continental de la Tierra.
Por cierto que todo el complejo de las pirámides y la esfinge coinciden en conjunto con la disposición de las estrellas que constituyen la CONSTELACIÓN DE ORIÓN, tal y como se veía desde esa latitud en el año 10,500 antes de Nuestra Era. ¿Será una coincidencia?
Según asegura el autor del libro “PROYECTO ISIS”, se encontraron unos restos ¿humanos? Que por medio de la datación del radiocarbono correspondían a un ente de baja estatura que vivió alrededor de los 11,000 años, antes de Nuestra Era.
Al ser destapado el sarcófago despidió monóxido de carbono, gas que hizo desmayar a varios soldados.
Más tarde llegaron otros militares con equipo anticontaminación que despejaron el lugar y cargaron en varias cajas diversos restos que se llevaron con destino desconocido.
Por su parte en cuanto los ayudantes egipcios vieron las inscripciones sobre el sepulcro exclamaron “MAGBARAD AZOARTH” (LA TUMBA DEL VISITANTE).
Un hecho que resulta extraño a los ojos occidentales es que poco después del descubrimiento muchos de los soldados participantes, se suicidaron, otros se volvieron locos y otros más fueron asesinados,
Más tarde al hacerse una reconstrucción del espécimen encontrado en la tumba, por medio de la “realidad virtual” de una computadora, se encontró que se trataba de un pequeño ser antropomorfo con un cráneo prominente, sin proporción, con el tamaño de su cuerpo, con una barbilla puntiaguda, un esbozo de dentadura, y sin el apéndice nasal, con las cuencas de los ojos muy grandes y alargadas hacia la nuca, etc.
En síntesis era idéntico al descrito mediante la hipnosis regresiva, por las personas que dicen haber sido ¡abducidas (raptadas), por seres similares a éste a bordo de naves extraterrestres!
Resulta curioso resaltar el hecho de que el autor del libro “PROYECTO ISIS” asegura que estuvo detenido un enorme platillo volador de color verde brillante, sobre la línea vertical del sitio exacto, cuando se llevaban a cabo las excavaciones, hecho al que los soviéticos denominaron como “INCIDENTE DARNAGOR”
+++++

2 comments ↓

#1 Lhalo on 08.28.10 at 9:51 pm

El libro de Víktor Ivanovich “Proyecto Isis” se encuentra en internet?

#2 manuel on 09.02.10 at 2:49 pm

Lhalo:
LA TOTALIDAD DEL LIBRO NO SE SI ENCUENTRE, PERO SI TE ASEGURO QUE EXISTEN VARIOS ARTÍCULOS ACERCA DE ESTE TEMA Y ALGUNOS, QUIZA SEAN MEJORES QUE MI HUMILDE BLOG, MANUEL

Leave a Comment