MITOS Y LEYENDAS DE ÁFRICA

MITOS Y LEYENDAS DEL ÁFRICA
++++++++
BENIN
++++++++
CARTAGO
+++++++
“CIUDAD NUEVA EN IDIOMA TIRIO”
En ésta maravillosa ciudad estaba ubicada en una isla y era una herencia de los FENICIOS, en la que se alzaban edificios de hasta 6 pisos y cuando estaba en su máximo esplendor llegó a albergar a 700.000 habitantes, según el geógrafo griego ESTRABÓN.
Como se sabe ahí nacieron las primeras monedas de metal, las primeras sociedades por acciones, los primeros empréstitos estatales.
Consecuentemente contaban con un poderoso ejército para defenderse, que poseía artillería y en caso de que los enemigos poseyeran catapultas y les atacasen tenían inmensos “BÚNKERS” subterráneos cada uno con capacidad para albergar hasta 300 elefantes de guerra.
Según la leyenda que ha sido adulterada por algunos escritores clásicos latinos, CARTAGO fue fundada en el 814 A. DE JC., por la princesa DIDO, hermana de PIGMALIÓN, REY DE TIRO.
Éste, que ambicionaba el tesoro de SIQUEO, esposo de DIDO, la obligó a que le revelase la ubicación de dichas riquezas.
DIDO engañó a PIGMALIÓN indicándole un falso lugar y éste primero asesinó a SIQUEO y después buscó la fortuna, mientras DIDO lo desenterraba y huía con el tesoro y sus seguidores.
Embarcó y navegó hasta llegar a la región habitada por los LIBIOS, donde solicitó al rey local tierras para fundar una ciudad pero, reacio a la intrusión, solo le concedió el terreno ocupado por una piel de toro.
DIDO, que era una mujer muy ingeniosa, cortó la piel en finísimas tiras y así delimitó una gran extensión e hizo construir una fortaleza llamada BIRSA, que más tarde se convirtió en la ciudad de CARTAGO.
Cuando TROYA cayó en poder de los AQUEOS, AFRODITA dijo a su hijo ENEAS, uno de los caudillos del ejército troyano, que huyera de la ciudad y no muriera como un buen troyano, pues TROYA ya no existía y para él se había reservado otro futuro.
Tras varias escalas, llegó a CARTAGO, donde la reina DIDO se enamoró locamente de él, permaneciendo largo tiempo juntos.
Pero ENEAS recibió del dios JÚPITER la misión de fundar un nuevo pueblo, debiendo partir a su destino.
La noche que ENEAS embarcó con su gente, DIDO corrió a convencerle para que no partiera, sin que ENEAS mostrara la más mínima duda sobre su marcha.
DIDO, tras verle partir, ordenó levantar una gigantesca pira donde mandó quemar todas las pertenencias de ENEAS.
Al amanecer subió a la pira y, tras condenar a ENEAS y a todos sus descendientes,
En su muerte, DIDO condenó no sólo a su amante, sino a todos los romanos.
“Y vosotros, ¡oh, TIRIOS!, cebad vuestros odios en su hijo y en todo su futuro linaje…
Nunca haya amistad, nunca haya alianza entre los dos pueblos…
¡Playa contra playa, olas contra olas, armas contra armas, y que lidien también hasta sus últimos descendientes!
Posteriormente se hundió en el pecho la espada de ENEAS y se arrojó al fuego.”
Según la tradición, RÓMULO y REMO fueron descendientes de ENEAS por medio de su madre, REA SILVIA, de esta forma es ENEAS el progenitor del pueblo romano.

LA CIVILIZACIÓN AFRICANA DE NOK
Esta cultura que floreció muchos siglos antes de NUESTRA ERA, está representada por una cabeza de terracota de tamaño natural descubierta en 1954 en la provincia de ZARIA (NIGERIA SEPTENTRIONAL), con toscas armas y utensilios de piedra que usaban ¡Junto a instrumentos de hierro!
¿Será posible que la civilización de BENIN, las de NOK y la de los YORUBA, hubieran nacido de antiquísimos colonizadores integrados después con los indígenas y que ESIGE OSAVE conservase aún un pálido recuerdo de sus antepasados blancos?

EL IMPERIO DE MONOMOTAPA
Los arqueólogos padre PAÚL SCHEBESTA SJ., y la señora CATÓN-THOMPSON, apoyándose en otros hallazgos (los de UMTALI e INYANGA), identifican con los descendientes del pueblo de ZIMBABWE a los fundadores del imperio de MONOMOTAPA nombre que luego se convierte en título y que significa “dueño de las minas” que se extendía desde RHODESIA hasta MOZAMBIQUE y que tuvo su ocaso hacia 1700.

EL IMPERIO NUBIO
Se han encontrado vestigios arqueológicos que datan del SIGLO VI D. DE JC., de éste “REINO DE LA MUERTE” en ETIOPÍA, ÁFRICA.
Es llamado así porque como sus sirvientes eran propiedad del emperador, al morir éste, eran enterrados junto con sus otras pertenencias, lo espantoso está en que eran enterrados vivos, no se sabe si drogados o por su propia voluntad, como una forma de suicidio en masa.

LOS NURAGAS SARDOS
Unos indígenas de origen asiático que llegaron a la Isla de CERDEÑA 5,000 AÑOS A. DE JC., fueron los primeros inmigrantes a la ínsula, pero se quedaron casi siempre en las cercanías del mar, en grutas o en improvisados refugios.
Sin embargo, más tarde hacia los 3,000 AÑOS A. DE JC., llegaron otros inmigrantes del mismo origen que dejaron imponentes construcciones de piedra en forma de cono truncado que originalmente debieron ser más de 8.000; quedando actualmente sólo los restos de 6,500 de aquellas, algunas eran bajas y otras hasta de 20 metros con muros de 2 a 5 metros de grueso, mucho se ha discutido acerca de su función, pero según asegura el investigador IVAR LISSER se cree que:
“Servían de defensa a un pueblo a un pueblo atacado de continuo.
CERDEÑA no ha estado nunca políticamente unida del todo.
Cada grupo o tribu era regido por un jefe, y la torre le servía de casa y guarnición.
Con el correr del tiempo las construcciones fueron ampliadas hasta que quedaron convertidas en fortalezas capaces de dar refugio en caso de necesidad, a algunos centenares de personas.
Los LIGURES, LOS FENICIOS, LOS CARTAGINESES y finalmente los ROMANOS siempre asaltaron a los SARDOS, que siempre hubieron de combatir y que siempre fueron fatalmente derrotados.
Aunque el enemigo lograse penetrar en las torres, quedaba expuesto a la muerte.
Había en ellas, efectivamente, puertas que conducían a estancias oscuras y sin salida, trampas de todo género. Y de las tinieblas desembocaban los guerreros apostados con arcos y flechas, lanzas y espadas, abatiendo a los agresores.
Un techo plano para observación y defensa, rodeado por un parapeto quizá de madera y provisto más tarde de artefactos para el lanzamiento de piedras y otros proyectiles hacían no obstante, extraordinariamente peligrosa la penetración.
Los baluartes sardos son las primerísimas obras de ese género en el Mediterráneo”.
No obstante la civilización NURAGA no conocía la escritura y su origen se ha podido establecer sólo por el estudio de nombres que deben haber permanecido invariables a través de milenios y tales vocablos provienen de ALTAI, de MESOPOTAMIA, de AZERBAIJÁN, del CÁUCASO, de NURISTÁN, de KAZAJSTÁN y hasta del SINKIANG y del TÍBET.
Sus construcciones nos recuerdan a las de ZIMBABWE y las PERUANAS, mientras que su interior nos remite a TIRINTO y a MICENAS.

ZAR
Es un cierto tipo de danzas rituales extáticas africanas como el BORI, así como las de VUDÚ antillano, en las cuales casi siempre los posesos se presentan a modo de corcel el que es montado por los espíritus.

ZIMBABWE
(SIMBABWE)
Es una ciudad muerta de RHODESIA DEL SUR, descubierta por accidente al cual no se le concedió gran importancia, en las cercanías de FORT VICTORIA, por el cazador Boer ADAM RENDERS en el año de 1868, pero en 1871 KARL MAUCH geólogo alemán, cuando visitó las ruinas creyó que podía dar al mundo una noticia extraordinaria pues pensaba que se trataba de las ruinas de la bíblica CIUDAD DE OFIR, que regida en el año 950 A. DE JC., por un vasallo de la REINA DE SABA, había albergado las míticas ruinas del REY SALOMÓN.
Esta opinión también fue compartida por otros investigadores como HEEREN Y QUATREMÉRE, mientras que el viajero árabe IBN BATTUTA, nacido en TÁNGER en 1304, habla de esa región como: “YUFI, desde donde se lleva oro en polvo a SOFALA” y fonéticamente YUFI es muy semejante a OFIR.
Pero otros arqueólogos como el inglés RICHARD NICKLIN HALL, estaban convencidos de que sólo era un centro minero fenicio, aunque un poco después el egiptólogo DAVID RANDALL-MELVER, creyó que podría demostrar que las construcciones eran de la Edad Media, siendo apoyado por GERTRUDE CATON-THOMPSON.
El nombre es muy reciente como para demostrar algo pues SIMBABWE ó ZIMBABWE ó SIMBABUE está compuesto por las palabras en bantú SIMBA (choza) y MABGI (piedras).
Pero cuando el viajero árabe MASUDI que la visitó en 916 y 917 de nuestra Era, confirmó que la ciudad ya existía en aquella época y que era muy poderosa y literalmente escribió:
“Es un país que produce oro en cantidad y otras maravillas”
Estas ruinas que se extienden por el actual territorio de RHODESIA y algunas comarcas de MOZAMBIQUE son toda una evocación del pasado más lejano que puedan explicar la presencia de tribus africanas anterior a los BÖERS y la dominación portuguesa.
Hace más de un siglo CARL MAUCH encontró los primeros restos de una civilización muy antigua y muy avanzada a la que los nativos llamaban ZIMBABWE o “Residencia Real” en la cima de las colinas del ALTO SABI, a 300 kilómetros al este de SOFALA.
En éste lugar encontró los restos de una sorprendente arquitectura de piedra.
Las ruinas de VAN NIEKERK, INYANGA, PENHALONGA (al sureste de Salisbury), DHLO-DHLO Y ZIMBABWE (cerca de Fort Victoria), KHAMI (cerca de BULAWAYO) y MAPUNGUBUÉ (en la orilla izquierda del LIMPOPO, por encima de BIRBRIDGE) formando un extenso conjunto y si se toman en cuenta otros vestigios descubiertos en ANGOLA, podemos concluir que ZIMBABWE fue visitada “por seres extraordinarios” en tiempos remotos.
Los fragmentos de construcciones se extienden sobre casi un kilómetro cuadrado y comprenden una “acrópolis” y muchos pequeños “tabernáculos” uno de los más importantes es el llamado “TEMPLO ELÍPTICO”, cuya planta mide 80 metros de longitud por 70 de anchura y contiene una torre cónica de albañilería que en el momento de su construcción debió medir casi unos 12 metros.
Después de muchas explicaciones de los eruditos en lo único que se han puesto de acuerdo es en la perfección técnica de la construcción.
Todos los muros están hechos de granito con materiales de pequeña dimensión pero bien labrados.
Los parámetros exteriores y las filas de piedra plana están colocados en un sencillo orden, las construcciones siguen líneas curvas, sinuosas, con puertas estrechas, ángulos y corredores rodeados de altos muros.
No hay duda que los arquitectos de la “Residencia Real” de ZIMBABWE, conocían perfectamente la forma de hacer las construcciones para la defensa militar, muy cercanas a las occidentales que eran desconocidas en ÁFRICA, cuando se edificaron hace miles de años.
Otras construcciones revelan preocupaciones religiosas en forma de monolitos y torres, aunque otros opinan que son obras de buscadores de metales preciosos, pero la perfección técnica, la regularidad y la funcionalidad no son obras de “buscadores de oro”.
En las fecundas gargantas de los VALLES INYANGO, se encuentran por todas partes escaleras, cercas, acueductos, ciudadelas, terraplenes, muros, cercas y vallados, entre los 1,000 y los 1,500 metros de altitud hacia las fuentes del RUENYA en ÁFRICA.
Según parece en ese lugar se libró una gran batalla antes de que sus habitantes abandonaran el lugar y todo se hundiera en el polvo y el olvido.
El sabio RECLÚS en su obra “EL HOMBRE Y LA TIERRA” alude al descubrimiento de estas ruinas y al saqueo de que fueron objeto, y así dice:
“Cualesquiera que hayan sido los acontecimientos decisivos causa de la despoblación del país, es cierto que entre los restos de construcciones antiguas se encuentran muchas que atestiguan una civilización de origen no africana.
La tradición y las leyendas de ZIMBABWE que han pasado de generación en generación merced a una poderosa tradición oral hablan de que las ruinas que nos ocupan fueron construidas por “hombres blancos” que sabían hacerlo todo.
La situación respectiva de los pueblos alrededor del mar de las Indias no permite realmente buscar a los constructores de ZIMBABWE en otro origen, sino entre los inmigrantes venidos del norte de la Arabia Feliz o de Fenicia, cuyos habitantes pueden ser calificados de “blancos” por los negros bantúes del África austral.
Por lo demás, los arqueólogos poseen ahora indicios precisos que les permiten pronunciarse con toda certidumbre.
SCHLICHTER ha descubierto en el INYANGA una inscripción que presenta un carácter esencialmente semítico; ha encontrado también muchos relieves que se refieren a un culto solar completamente análogo al de los antiguos SEMITAS, FENICIOS, HEBREOS, ÁRABES Y SABÉOS.
A pesar de la barbarie de los brutales buscadores de oro, que fundaron una “banda negra” o compañía de ruinas antiguas y que se ocuparon de desvalijar todas las tumbas para extraer de ellas y fundir los objetos preciosos, sin preocuparse de su significación ni de su origen, se ha conseguido recoger y conservar al menos algunas piedras que refieren la civilización de los antiguos inmigrantes”
Las últimas investigaciones, no obstante aportan pruebas de que estas edificaciones son de origen africano y se podían atribuir a una cultura cuyos vestigios podrían subsistir entre los CHONA, actuales habitantes de la región.
Parece ser que los portugueses en el SIGLO XVI, mantuvieron relaciones comerciales con un heredero de los monarcas que habían constituido una próspera dinastía que se remontaba a tiempos muy remotos; su nombre era MONOMOTAPA. Según el viajero portugués BARBOSA, MONOMOTAPA:
“…es dueño de un país excesivamente grande.
Se adentra lejos hacia el interior, se extiende hasta el Cabo de Buena Esperanza”
Literalmente, MONOMOTAPA significa “SEÑOR DE LAS MINAS”.
Por su parte JOAO DE BARROS, portugués de la segunda mitad del SIGLO XVI, dice:
“Los indígenas de éste país llaman a todos los edificios SYMBAOÉ, que según su lenguaje significa corte, ya que así se puede llamar todo lugar donde pueda estar BENAMETAPA y dicen que, siendo propiedades reales, todas las demás viviendas del rey llevan éste nombre…”
Entre 1933 y 1935, en MAPUNGUBUÉ, se descubrieron más de 30 esqueletos enterrados con placas finamente cinceladas, brazaletes y perlas de oro.
Estos vestigios que en el siglo XIX, se atribuían a los fenicios o a los árabes, en los que se llegaron a ver los restos de la mítica “CIUDAD DE OFIR” ó las no menos míticas “MINAS DEL REY SALOMÓN”, testimonian una construcción puramente africana.
La hipótesis actual es que durante el primer milenio de la ERA CRISTIANA, la agricultura y el empleo del hierro descendieron en forma progresiva de NUBIA hacia el SUR, llevados por los antecesores de los actuales BANTÚES o por hombres de otras castas.
Después los BANTÚES establecieron la supremacía y por medio de matrimonios se mezclaron con los pueblos que encontraron.
Sus descendientes serían quienes erigirían el gran ZIMBABWE y sus torres.
La colina de MAPUNGUBUÉ, que se puede creer levantada artificialmente y que sólo ha sido excavada en un 5% de su verdadero tamaño, era un inmenso túmulo en el que fueron enterrados sus jefes y sus héroes.
Del período llamado “NAMBO” datan las obras de piedra encontradas en ZIMBABWE, grandes pájaros de alas plegadas, quizá águilas pescadoras vinculadas con el culto al agua y al trueno, copas cuyos diámetros oscilaban entre los 35 y los 55 centímetros, con un ancho friso exterior adornado con dibujos geométricos o de animales de largos cuernos en forma de lira, personajes de pié cuya espalda está dividida verticalmente por anchos y profundos surcos y cuyas piernas son distintas una de la otra.
La arquitectura de ZIMBABWE, sigue especialmente de la elipse, con sus murallas de 10 metros de altura que se adelgazan desde la base hasta los 5 metros de su cúspide, está construida con imponentes bloques cuadrangulares unidos sin cemento, dataría del período MONOMOTAPA.
Sobre la fachada hay un gran signo hecho con tejas oblicuas perpendiculares unas a otras, los investigadores portugueses DE GOES y DE BARROS tuvieron conocimiento de él y lo interpretaron como una inscripción, lo que fija una fecha límite.
De todas formas aunque el Gran ZIMBABWE no fuera obra de los ATLANTES hay que resaltar ciertas coincidencias.
Por ejemplo, la principal construcción de ZIMBABWE presenta una forma elíptica y se debe recordar que en la ATLÁNTIDA de PLATÓN aparece erigido en las cercanías de POSEIDÓN uno de estos templos al aire libre compuesto por una elipse de piedras colosales no colocadas a capricho, sino con meticulosidad matemática y precisión astronómica.
Los sacerdotes del templo de POSEIDÓN parecen ser que desde ahí, procedían a observar a los astros.
Los rayos del sol señalaban en días exactos no sólo los solsticios del invierno y verano sino también los equinoccios de primavera y de otoño.
Quiénes construyeron las murallas del templo elíptico de 4 a 5 metros de grosor y de la torre cónica de 10 metros de espesor, debían ser muy civilizados, pero
¿De donde habrían venido?
Se dice que del Norte, pero no se puede saber de su pasado pues la ciudadela no tiene ninguna inscripción, aunque en la ciudad se encontraron valiosos objetos fabricados en distantes lugares como perlas y collares de oro de ARABIA, porcelanas chinas con una antigüedad superior al milenio, utensilios y obras de arte originarias de la INDIA y del Asia oriental y joyas cuya procedencia no se pudo precisar.
Los animales representados en los monumentos de esteatita de SIMBABWE, recuerdan los relieves de “LA INDIA” y del “NUEVO MUNDO” y un ave esculpida en la cima de una pilastra que remata el escudo de RHODESIA DEL SUR, no es más que el “PÁJARO TRONANTE” de los pieles rojas, el “PÁJARO DE FUEGO”, el FÉNIX de todas las mitologías del mundo.
Por su parte los monolitos de casi 4 metros hallados en el interior del templo, nos recuerdan los monumentos de HSING-NU que nos permiten soñar en mísiles desencadenados en la prehistoria.
Luego nuevamente ROBERT CHARROUX nos dice:
“Entre las ruinas, pero todavía muy bien conservadas, se advierten como en MACHU PICCHU, PERÚ, altas torres ovales, especie de silos sin ninguna abertura lateral; la única salida posible está en la cima de las construcciones, como si los habitantes de aquellas casas estuvieran provistos de alas o de la facultad de volar.
En MACHU PICCHU esos “silos” se denominan “las cámaras de los hombres voladores”
“Nosotros no pensamos en seres alados, sino en criaturas humanas poseedoras del secreto de la levitación y del traslado a través del espacio, secreto no divulgado, pero referido por las tradiciones tanto americanas, como africanas y asiáticas…
Es posible que SIMBABWE y MACHU PICCHU estuviesen habitadas en tiempos por hombres iniciados en una ciencia de la cual todavía no tenemos ni idea-“
++++++++++

6 comments ↓

#1 foxbat on 05.21.10 at 6:57 pm

muy bueno

#2 Adria on 09.18.10 at 10:11 pm

interesante

#3 dewsdsdrd on 09.05.11 at 9:49 am

gaz llaVE Oe

#4 lila on 10.23.11 at 6:02 pm

no me gusto

#5 Manuel Ortiz y Nava on 10.24.11 at 12:34 pm

LILA, TE SUPLICO ME DIGAS PORQUE NO TE GUSTO PARA VER SI TENGO ALGUNOS ERRORES Y PUEDA CORREGIRLOS, ¿ok? MANUEL

#6 manuel on 10.27.11 at 12:11 pm

LILA, ACABO DE PUBLICAR UNA HISTORIA DE ROMA Y ESPERO QUE ESTA TE GUSTE. GRACIAS POR LEERME MANUEL

Leave a Comment