MÁQUINAS EXTRAÑAS

MAQUINAS EXTRAÑAS
+++++++++++++++++++
LA MÁQUINA DE AL BIRUNI
Esta máquina islámica del AÑO 1,000 D. DE JC., que marcaba las fases del Sol y de la Luna.
LA MÁQUINA DE ANTIKYTHERA
Este objeto fue sacado del mar por unos pescadores de esponjas del DODECANESO griego en 1900 junto a la isla de ANTIKYTHERA por haber sido sorprendidos por una tormenta.
A unos 70 metros de profundidad encontraron los restos de un viejo barco de donde retiraron bellas estatuas de bronce y de mármol.
Meses más tarde el arqueólogo V. STAIS del MUSEO NACIONAL GRIEGO examinó unos trozos de bronce fuertemente corroídos y súbitamente se dio cuenta que se trataba de una máquina y de lo más compleja.
¡Y había sido encontrada en un navío del AÑO 80 A. DE JC.!
Por medio de las inscripciones se pudieron dar cuenta de que era un instrumento astronómico semejante a un astrolabio.
En 1955, DE SOLLA PRICE pudo examinar el mecanismo completamente limpio y contando con la ayuda del EPIGRAFISTA griego JORGE STAMIRES pudieron descifrar, según aquél es una máquina de calcular ó un reloj astronómico sin balancín y sin escape.
Las inscripciones mencionan en muchas ocasiones al sol, a Venus en una ocasión y ciertas inscripciones tratan de explicar las estaciones y las regresiones de los planetas, AL PLANO DE LA ECLÍPTICA también se le mencionan, igual que los índices móviles que figuran sobre los círculos graduados.
Tiene varios engranes y varios círculos graduados que se mueven independientemente.
En uno están indicados los signos del Zodíaco, en otro los meses del año, las estaciones, las salidas y las puestas de las constelaciones y de las principales estrellas, la salida y la puesta del sol y de las fases lunares.
Todo está troquelado en una sola pieza de más o menos 2 milímetros, de grueso mientras que todos los dientes de la rueda están modelados en un ángulo de 60 grados y lógicamente se pueden colocar unas ruedas dentro de las otras.
Se tiene la certeza que fue utilizada y reparada en 2 oportunidades, en una de ellas soldando un diente que se había quebrado. Por ciertos cálculos llevados a cabo se tiene la certeza de que fue construido 82 años antes de Nuestra Era.
¿Cómo pudieron los artesanos griegos fabricar ruedas dentadas por docenas sólo para éste aparato, sin ayuda de una máquina muy precisa para dividir y de una herramienta tan elaborada?
LA MÁQUINA DEL MOVIMIENTO CONTINUO
Un extraño personaje llamado JOHANN ERNEST ELÍAS BESSLER, nació en ZITTAU EN SAJONIA en 1680 y murió en noviembre de 1745.
Se entretuvo escribiendo el alfabeto en un círculo para escoger las letras diametralmente opuestas a las que formaban el apellido BESSLER, lo cual dio como resultado la palabra ORFFYREUS.
Este personaje estudió TEOLOGÍA, MEDICINA, PINTURA Y MECÁNICA y se interesó en el “movimiento continuo” y por ésta razón empezó a construir ruedas de diferentes diámetros, primero pequeñas y luego más grandes.
Su última máquina medía 4 metros de diámetros y tenía un espesor de 35 centímetros más o menos.
Y estas máquinas giraban velozmente mucho tiempo (por ejemplo 2 meses seguidos) sin que se pudiese encontrar una fuente de energía exterior y obviamente excluyendo la posibilidad del “movimiento perpetuo”
Esta es la historia, tal y como se encuentra en la publicación de LEIPZIG, “ACTA ERUDITORUM” de 1717.
Por el año de 1712 se empezó a hablar de LAS RUEDAS DE ORFFYREUS, las cuales con entera libertad enseñaba a cualquiera que quisiese verlas funcionar aunque siempre ocultaba el mecanismo detrás de unos paneles de tela encerada.
Una de las primeras máquinas, si no es que la primera, fue exhibida en la ciudad de GERA, en la provincia de REUS, sólo medía 30 centímetros de diámetro y 10 centímetros de espesor.
Se hacía marchar a mano y aumentaba gradualmente de velocidad hasta alcanzar un cierto límite, lo que sorprendió mucho a sus contemporáneos.
La primera rueda podía levantar algunas libras de peso por medio de una cuerda enrollada en su eje, lo que hacía que su movimiento fuera frenándose por lo que su energía no podía ser muy considerable.
Como se podrá suponer el inventor fue el blanco de muchos ataques, diciéndole que todo no era más que un truco.
Después de sufrir muchos ataques fue obligado a abandonar GERA y establecerse en DRASCHWITZ cerca de LEIPZIG; donde construyó una rueda de 1,½ metros de diámetro y 15 centímetros de espesor la cual giraba notablemente acelerando hasta 50 vueltas por minuto y levantaba pesas hasta de 40 libras.
Más tarde abandonó DRASCHWITZ y se trasladó a MERSEBURG donde construyó una rueda de 2 metros de diámetro y 33 centímetros de espesor que levantó pesos de 70 libras girando velozmente, pero aquí también sus detractores siguieron acosándole diciendo que sólo se trataba de un truco.
Cuando su vida se complicó se trasladó al Estado de HESSE-KESSEL, donde pudo gozar de la protección del landgrave KARL DE HESSE, consumado matemático, al cual sus ruedas parecían divertirlo al grado que nombró a ORFFYREUS consejero y le alojó en el castillo ducal de WEISSENSTEIN, cerca de KASSEL, ahí construyó la última rueda de 4 metros de diámetro y 35 centímetros de espesor, el famoso físico holandés GRAVESANDE, cuando la vio, la describió como:
“Una especie de tambor hueco muy ligero formado por unas traviesas de madera cubiertas sólo por una tela opaca.
La máquina estaba montada sobre un eje de 15 centímetros de diámetro de madera, terminado en 2 ejes de hierro de unos 2 centímetros aproximadamente; es sobre estos ejes donde reposa la rueda.
Al ser puesta en movimiento, la rueda aceleraba unas 2 o 3 vueltas llegando a alcanzar las 25 o 26 vueltas por minuto.
Era necesario emplear mucha fuerza para detenerla y su potencia era tanta que “arrancaría a un hombre del suelo”.
La máquina es silenciosa, salvo que “se oye a cada vuelta, la caída de unas 8 pesas, aproximadamente, que descienden dulcemente del lado donde gira la rueda (¿?).
En ésta ocasión todo el mundo está, no diré que convencido, pero sí fuertemente intrigado.
El barón FISCHER, arquitecto del emperador de AUSTRIA, enlaza la rueda, mediante una correa, a un tornillo de ARQUÍMEDES, que se pone a funcionar vertiendo agua, lo cual no frena la velocidad de la máquina más que en una débil medida.
Por lo tanto, la máquina puede realizar un trabajo efectivo.
Numerosos físicos y matemáticos de gran prestigio examinan lo que se puede ver del aparato (puesto que el mecanismo siempre está oculto) y comprueban que por el lado de los ejes metálicos no hay ninguna posibilidad de fraude.
Estos ejes giran libremente en sus abrazaderas y no hay engrane ni correa que puedan impulsarlos desde el exterior.
Después de innumerables pruebas que se hicieron tratando de adivinar cual era la manera por la que giraban sus ruedas, jamás se encontró la razón y después de tratar de vender su invento a un hombre de negocios inglés un tal S’GRAVESANDE y no habiendo recibido una respuesta de aceptación, el enigmático ORFFYREUS en un arranque de cólera semejante al de un orate y no olvidemos que hay un pequeño límite entre la genialidad y la locura, bien, entonces ORFFYREUS, destrozó en pedazos su gran rueda y no se encontró nada anormal dentro de ella, sino simplemente un sencillo sistema de poleas y péndulos.
Ahora bien ¿cómo funcionaba su aparato?, pues bien sabemos que:
1° El movimiento continuo es imposible.
2° Orffyreus construyó una máquina de “movimiento continuo” de las más clásicas, y que por lo tanto no podía girar.
3° No obstante giraba, El inventor no comprendía nada de su propia máquina y, por otra parte, según sus planos y sus diseños, tenía efectivamente todo el aire de no estar enterado en absoluto de lo que ocurría.
4° La idea de un fraude es difícil de sostener por las razones expuestas más arriba. Su máquina no aportó a Orffyreus más que porrazos, aparte, no obstante, de la protección del landgrave, al cual el bueno de Orffyreus parecía divertir
5° Es muy difícil admitir que el inventor hubiera descubierto un motor nuevo, que no podía ser otro que un motor eléctrico ¿quizá uno atómico?
Como una tentativa de solución se podría esbozar la idea de que conocía el secreto de un motor atómico en el SIGLO XVIII ó bien hacía uso de su poder de TELEKINESIA, del cual ni siquiera tenía la idea de poseer.
++++++++++++++++++++++++

1 comment so far ↓

#1 santiago on 06.13.11 at 11:36 am

no lo considero un fraude

Leave a Comment