CEREMONIA DEL FUEGO NUEVO

“CEREMONIA DEL FUEGO NUEVO”.
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Los aztecas que dieron por acabado su mundo, el del cuarto Sol, con la destrucción de TOLLÁN (TULA) en el año de 1116 de nuestra Era, y empezaron un quinto sol, creado solamente por y para ellos.
-Pero como cada uno de los soles debía terminar en una desgracia que pondría en peligro la humanidad, creían que cada 52 años (cifra que obtenían de multiplicar por 13 veces cada uno de los 4 símbolos del año), cuando terminara uno de sus ciclos, no saldría ya nunca jamás el sol, y así para evitarlo, desde su peregrinación a partir de CHICOMOZTOC, (siete cuevas) hacían una ceremonia el último día de cada ciclo de 52 años, al fuego que era su dios creador y padre del Sol TONATIUH.
-Por esta razón hacían la guerra florida para tener víctimas que ofrecer en sacrificio.
- “Que todos los del reino tenían muchísimo temor, esperando lo que pasara, porque si no se sacaba fuego se acabaría el mundo y la raza humana y que la noche y sus tinieblas serían perpetuas y el sol no volvería aparecer por el oriente y del cielo caerían los TZITZIMINE, (las estrellas) que eran unos como demonios muy feos y se comerían a los hombres”.
-Así cuando acababa el ciclo de 52 años hacían una gran solemnidad “LA DEL FUEGO NUEVO” ó XIUHTZITZQUILO que quiere decir “SE TOMA EL AÑO NUEVO”.
-Para esto cada uno de los vecinos arrojaba al lago todos los dioses que tenía en su casa, las piedras del fogón y los tejolotes (TEZOLOTL) para moler y limpiaban muy bien sus casas mientras apagaban todos los fuegos.
-Había un lugar especial donde se obtenía la nueva lumbre que era la sierra de “HUIXACHTLÁN” entre IZTAPALAPAM y COLHUACAN, lo que hacían de la forma siguiente:
-Ponían un palo en el pecho de un cautivo tomado en la guerra, luego frotaban éste palo con otro palillo largo y delgado y bien seco; luego cuando aparecía por fin la lumbre, inmediatamente le abrían el pecho al prisionero, le arrancaban el corazón y lo tiraban a la lumbre atizándola después hasta que el cuerpo se quemaba en la lumbre.
-El sacar el fuego nuevo era la función de los sacerdotes del templo de COPOLCO (Copilco)
-La víspera de la fiesta ya cuando se había puesto el sol los sacerdotes se vestían como sus dioses y caminaban muy lentamente desde sus templos hasta que llegaban a la sierra casi a la media noche llevando los instrumentos necesarios.
-Esa noche todos tenían mucho miedo y esperaban lo que pasaría temiendo que bajarían las estrellas (TZITZIMINE que supuestamente eran unos monstruos.) y se comerían a los hombres y mujeres.
-Así todos se subían a las azoteas juntos todos los que vivían en esa casa y nadie se quedaba abajo, todos miraban a la parte de donde debía aparecer la nueva luz.
-Cuando el Sol reaparecía sobre las cumbres de la sierra, se hacían hogueras muy grandes para que se pudieran ver desde lejos y se perforaban las orejas con espinas de maguey, tomándose parte de la sangre y rociando el resto en dirección hacia donde había aparecido la luz de los sacerdotes o del “EL NUEVO SOL”.
-Todos lo hacían incluso hasta a los bebes en sus cunas les perforaban sus pequeñas orejas.
-Mas tarde era repartida la lumbre del cerro a otros pueblos del TENOCHCATLAPAN (Imperio Azteca) por medio de corredores, que para tal efecto ya la estaban esperando, los de TENOCHTITLAN llevaban las teas al templo de HUITZILOPOCHTLI, poniéndolas en candeleros delante del dios y echándole copal.
-Luego los vecinos de todo el reino renovaban sus alhajas (o sus posesiones más ricas) y se vestían con vestidos nuevos, poniendo petates nuevos, en fin renovando todo y como era su costumbre festiva cortando las cabezas a unas codornices y echando al fuego con mucho incienso, y al medio día empezaba el sacrificio de los prisioneros.
-Mientras todo el año anterior habían estado inquietos y esperando en cualquier momento una desgracia, desde el mas humilde de sus pobladores hasta el Emperador, ahora cuando por fin salía entre las nubes el esplendoroso Sol, los gritos formaban un concierto de felicidad y esperanza ofreciendo un nuevo período cronológico.
-Debido a la fe en sus dioses, al tesón y la enorme determinación de sus habitantes, el pueblo MEXICATL logró su enorme desenvolvimiento en menos de doscientos años, contados desde la fundación de MÉXICO-TENOCHTITLAN en el año de 1325 de Nuestra Era, hasta su destrucción por los españoles en 1521 también de Nuestra Era, menos de dos siglos bastaron a éste pueblo para extender su predominio desde un pequeño islote que además era ajeno, hasta ocupar territorios inmensos y llegar a consolidar una sorprendente cultura…
-Sabemos que la tradición de la “Atadura de los años” o del “Descenso del Fuego”, fue iniciada por los Mexicatl en ACAHUALTZINGO, en el año “CE TOCHTLI” (Uno Conejo) ó sea el año 1090 de Nuestra Era., apenas 15 años después de su separación que tuvo lugar en CHICOMOZTOC
-La segunda fue en el año de 1142 de Nuestra Época y tuvo lugar en Coatepetl.
-Después se llevó a cabo la tercera en el año de 1194 de Nuestra Era en Tecpayoacan.
-Pero más tarde cuando éstos años “CE TOCHTLI” (uno conejo) fueron considerados nefastos, se hizo la transferencia de la ceremonia a los años “OME ÁCATL” (dos caña).
-La cuarta ceremonia y primera con ésta fecha, fue celebrada en el cerro del chapulín (Chapultepetl), en el año de 1247 de nuestra Era, lugar de donde salieron los mexicatl expulsados.
-La quinta ceremonia tuvo lugar en el año de 1299 de nuestra Época., en los dominios del señor de Colhuacan, del cual eran vasallos.
-Después de haber sido fundada la Gran Tenochtitlan en el año de 1325 de Nuestra Era, las otras celebraciones tuvieron lugar en los siguientes años:
-La sexta fue en el año de 1351 de Nuestra Era,
-Luego la séptima se celebró en 1403 de Nuestra Era.
-Después la octava se efectuó en 1455 de Nuestra Época,
-La novena y final tuvo lugar en el año de 1507 de Nuestra Era.
-Se supone que las últimas cuatro conmemoraciones tuvieron lugar en el cerro de los huisaches (Huisachtecatl, Huisachtépetl), conocido hoy como el “Cerro de la Estrella”, y ubicado actualmente en la Delegación de Iztapalapa
-Evidentemente, durante la etapa del establecimiento y la consolidación Virreinal, las autoridades eclesiásticas de la NUEVA ESPAÑA, prohibieron las ceremonias del encendido del FUEGO NUEVO de los años 1559, 1611 y 1663; por considerarlas fiestas paganas que atentaban contra la moral cristiana.
-Posteriormente en plena ÉPOCA COLONIAL, las autoridades civiles y eclesiásticas también prohibieron las ceremonias de los años 1715 y de 1767, ambas de nuestra Era, pensando que éstas pudiesen ocasionar disturbios populares entre los habitantes autóctonos.
Mas tarde tampoco se llevaron a cabo los ritos ceremoniales del año 1819 de nuestra Época, porque la ciudad y en general todo el país, se encontraban en plena Guerra de Independencia.
Después en el año de 1843 también de nuestra Época, se desató una epidemia de cólera que estaba diezmando a la población de la ciudad, por lo que la grey católica del poblado de Iztapalapa, optó por sacar de su iglesia al Cristo que ahí se veneraba y pasearlo por las principales calles de la población, para después tratar de escenificar la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, ceremonia que hasta nuestros días se lleva a cabo en el mismo “Cerro de La Estrella”.
Como el monte ya estaba siendo usado para la escenificación de la Semana Santa, y las autoridades clericales no permitían que los indígenas llevaran a cabo sus ritos que ellos consideraban blasfemos, además con lo revuelto que políticamente se encontraba el país, pues don Benito Juárez acababa de expulsar a los franceses del territorio mexicano, y mientras trabajaba muy activamente para ser reelecto como Presidente de México, tuvo que enfrentar varios alzamientos en su contra, todas ellas eran razones poderosas por las que la Ceremonia de la “Atadura de los años” ó del “Fuego Nuevo” del año 1871 de Nuestra Época, tampoco pudo llevarse a cabo.
Habiendo llegado el año de 1923, LA REPÚBLICA MEXICANA aunque seguía siendo un hervidero de motines y conflictos, bajo la presidencia de DON ADOLFO DE LA HUERTA, que siendo ateo, prohibía las ceremonias públicas católicas, no obstante la prohibición y como no era una ceremonia católica, algunos mestizos y unos cuantos indígenas de raza pura, se dispusieron a llevar a cabo su ancestral ceremonia de la “Atadura de los años” ó del “Fuego Nuevo”, en la cima del CERRO DE LOS HUISACHES ó “HUISACHTÉPETL”.
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

1 comment so far ↓

#1 XOCHTIL CITLALMINA on 11.27.11 at 6:48 pm

Hola. Quisiera saber màs sobre el tema, y sobre todo de la fecha en que se hizo en 1923, me podrias dar alguna bibliografìa. Gracias, el artìculos esta muy bien.

Leave a Comment