MUERTOS QUE REGRESAN PARA CUMPLIR CON SU PALABRA.

MUERTOS QUE REGRESAN PARA CUMPLIR CON SU PALABRA.
Esta cita para la post-vida puede adoptar 2 formas, refiriéndose la primera a la reencarnación.
Aún en vida o, más frecuentemente en el momento de la muerte, alguien anuncia a sus personas más allegadas que se reencarnará dentro de un lapso de tiempo prefijado, proporcionando unos medios que permitirán reconocer tal reencarnación.
Estos casos se dan a menudo en Asia entre los Lamas Tibetanos y ciertas formas de chamanismo.
Alexandra David-Neel cita el ejemplo de un sabio que murió describiendo con asombrosa exactitud el sitio en el cual reviviría, la época precisa en que nacería, el pueblo donde vería la luz y otros varios signos distintivos por los que sería reconocido.
En la fecha anunciada, los discípulos del Lama se presentaron en el pueblo en cuestión y no tuvieron ninguna dificultad en reconocer la reencarnación del Maestro.
Por otra parte, el niño en que se reencarnó, desde la edad de 3 ó 4 años dio tales muestras de buen juicio y saber que su anterior personalidad no ofreció duda alguna para nadie.
Pero, en realidad, esta forma de retorno después de la muerte es difícilmente controlable.
Algunos parapsicólogos brasileños, como el profesor Andrade, de Sao Paulo, ó Guy Playfair, han tratado de verificar reencarnaciones de éste tipo prometidas por los moribundos.
A pesar de lo que exponen, sus investigaciones no nos parecen absolutamente concluyentes.
Puede haber efectos de Telepatía pura o ser explicados por la tesis de Karl Jung sobre el inconsciente colectivo de estos fenómenos.
Un niño nace, por ejemplo, algunos meses después de la muerte de una persona que ha prometido reencarnarse en un plazo determinado y a varios kilómetros del lugar donde murió.
¿Cómo no pensar en la posibilidad de que el difunto proyectara en el espacio todas las informaciones necesarias, de modo que una mujer embarazada pudiera captarlas e integrarlas?
Como quiera que se admita que en la telepatía no existe el tiempo, al menos como nosotros lo concebimos, esta hipótesis es mucho más simple que la reencarnación.
Para el profesor norteamericano Ian Stevenson, esta promesa de reencarnación cabe dentro de lo posible.
Con motivo de una entrevista que le hizo una revista italiana de parapsicología, pretendió haber descubierto todos los medios de mantenerla.
Ha asegurado que después de la muerte se podría
–y él sería el primero en hacerlo-,
Reconocer la nueva vida en otro ser.
Pero le falta todavía aportar la prueba de tal afirmación.
Siendo así que esta prueba debe pasar forzosamente por su muerte, no seremos nosotros quienes se la deseemos para ver con mayor claridad este asunto.
La segunda forma de la reencarnación es, a la vez que mucho más corriente, también mucho más controlable.
Se trata de la conocida historia de 2 personas que un día se ponen a hablar de la muerte y de una eventual sobrevida.
Entonces en un momento cualquiera, hacen una apuesta el que muera primero se compromete a volver y a decir al superviviente lo que pasa en el otro lado.
El folklore y las tradiciones populares están llenos de anécdotas semejantes.
Es muy frecuente que los interlocutores lo tomen como una provocación, como si la promesa de realizar, al menos una vez, el viaje a la inversa implicara una noción de sacrilegio.
Por otra parte, la mayoría de las veces las cosas discurren bastante mal; el que vuelve está en el infierno, sufre 1000 tormentos a causa de su escepticismo en ésta vida, paga muy cara su estúpida apuesta y viene invariablemente a conjurar a su amigo que aún está en la Tierra para que se enmiende.
El primero en estudiar estos retornos prometidos,
-y el único en hacerlo de un modo muy general-
Fue el gran investigador Camille Flammarion.
En sus diversas obras sobre el tema de la vida después de la muerte y las manifestaciones del más allá, cita cierto número de casos, debidamente verificados, que merecen mencionarse.
Para él, en efecto, tales testimoniales de la post-vida entran en una consideración aparte.
La gran mayoría de estos fenómenos no se producen más que una sola vez.
El muerto mantiene su promesa pero no volverá a aparecer, contrariamente a lo que ocurre con otros difuntos a los que se atribuye haber establecido un auténtico puente entre nuestro campo de realidad y el suyo.
En los ejemplos registrados por Camille Flammarion, la noción de infierno y sacrilegio ha desaparecido.
El muerto vuelve, indica que existe un más allá y desaparece de una vez por todas.
El investigador se pregunta, entonces, si la visión no es un simple fenómeno alucinatorio en el que la persona superviviente hace surgir de su inconsciente ó de una “zona límite” de sí mismo una imagen subjetiva de la persona difunta.
Esta sola objeción elimina ya un número importante de casos tendenciosos. Pero:
¿Qué hay que pensar de las manifestaciones en las cuales el sujeto viviente no conoce la muerte del otro?
¿Cómo explicar que varios testigos vean al difunto?
La hipótesis alucinatoria aquí no puede sostenerse y hay que admitir la de la Sobrevida y de la promesa mantenida más allá de la muerte.
Camille Flammarion cita diversos ejemplos analizados de cerca por él y que considera concluyentes,
“Una de las apariciones más notables entre todas las que he coordinado desde hace largo tiempo es la del amigo de lord Brougham, contada por este mismo eminente personaje.
Jamás se ha formulado ninguna duda sobre la exactitud de éste recuerdo que se remonta al mes de diciembre de 1799.
El futuro político y célebre historiador inglés sólo tenía pues 25 años y realizaba, a la sazón un viaje por Suecia.
Aquella noche, el joven político inglés no se hallaba en estado febril ni colérico.
Había llegado a una excelente posada y, mientras esperaba la cena, tomó un baño caliente.
En tales circunstancias, nada puede explicar una eventual alucinación.
En la High School –escribe Flammarion- había tenido un amigo llamado G.H. a quien quería y estimaba particularmente.
Los 2 habíamos hablado alguna vez de la inmortalidad del alma.
Un día cometimos la locura de redactar un contrato, escrito con nuestra sangre, en el que decíamos que aquel de nosotros que muriera primero volvería para manifestarse al otro y disipar la duda que pudiera abrigar respecto a la continuación de la vida después de la muerte.
G.H partió a la India y yo casi olvidé su existencia
”Aquella noche en la posada sueca, mientras se aprestaba a salir del baño estaba tranquilo y relajado…
“Dirigí la vista a la silla donde había dejado mis ropas y ¡cuál no fue mi estupor al ver sentado en ella a mi amigo que me miraba tranquilamente!
No puedo decir como salí del baño porque, al recobrar el sentido, me hallé tendido en el suelo”
A su regreso a Edimburgo, el joven lord Brougham recibió una carta de las Indias, anunciándole que algunas horas antes de la visión su amigo G.H. Había muerto.
No había tardado mucho, pues, en presentarse a
Brougham para respetar su contrato.
Merece ser recordado otro caso registrado también por Camille Flammarion porque pone en escena a unos eclesiásticos católicos y su testigo principal fue, por añadidura, un hombre de lo más escéptico en cuanto a este tipo de manifestaciones.
Se trataba del canónigo Bouin, sacerdote de Douzen, en la Dordoña.
El buen cura explica en su carta al sabio que uno de sus amigos creía firmemente en el retorno después de la muerte, de ciertos difuntos que así lo habían prometido.
Como el lo dudara, su amigo se comprometió firmemente ante él a volver en el caso de que fuera el primero en morir.
Cuando nos separamos –escribió el canónigo Bouin-, nadie pensó más en ello.
6 meses después, una tarde de febrero, mientras yo estaba en la iglesia arrodillado en una silla sentí en la espalda una palmada brusca, tanto, que me hizo inclinar hacia delante.
Me volví inmediatamente para ver de donde provenía una familiaridad tan fuera de lugar, pero constaté que no había sido ninguno de los presentes, ya que la persona más cercana estaba por lo menos a unos 6 metros”
El buen sacerdote se acordó de que su amigo le había prometido manifestarse de éste modo tan cordial después de su muerte.
Se enteró de ella unos días más tarde.
Por su parte el doctor Bozzano narra una curiosa historia de pacto a propósito de manifestaciones póstumas.
3 estudiantes de medicina, los hermanos Kinnaman y un tal Adams, decidieron un día que si uno de ellos moría, los demás tendrían derecho a conservar su cuerpo con fines de estudio.
Pero sería preciso que el cadáver y más tarde el esqueleto, permaneciera siempre custodiado por amigos, de lo contrario, el difunto tendría derecho a acudir para quejarse.
Sobre esta cláusula Adams se mostró especialmente puntilloso.
Fue el primero en morir.
Su esqueleto se conservó y todo marchó bien mientras estuvo en el despacho de médicos allegados o amigos.
En 1849, los huesos de Adams fueron relegados a una buhardilla.
Empezaron entonces los ruidos extraños en el desván, los pesados pasos en la escalera que conducía a él, golpes en la pared del despacho…
También parecían oírse quejas y gruñidos de descontento
Cuando el esqueleto fue colocado en un ambiente más digno, estas manifestaciones cesaron inmediatamente.
Y según la investigación llevada a cabo por el profesor James Hyslop, hacia 1874 los restos pasaron a otro miembro de la familia que los trasladó a un sótano usado como almacén de materiales de construcción.
Los obreros que diariamente acudían a trabajar ignoraban lo que ahí se había depositado y, con mayor razón, el pacto firmado por Adams.
Al cabo de algunos días ninguno de ellos consentía en bajar al sótano.
Efectivamente, ahí se oían ruidos inexplicables y amenazadores, gritos sordos, golpes en las paredes, en fin, un alboroto de todos los demonios.
Estas manifestaciones sonoras iban acompañadas de desplazamientos y roturas de objetos.
Todo esto cesó cuando el esqueleto fue de nuevo colocado en el despacho del médico. Hyslop
Siguió la historia de los restos de Adams hasta el año de 1900 aproximadamente.
La familia Kinnaman, que ha practicado la medicina de padres a hijos y de tíos a sobrinos, seguiría siempre en respetuosa posesión de los huesos objeto del famoso pacto.
Actualmente, se pueden leer en la prensa historias muy parecidas, pero por desgracia, no parece que ningún investigador serio se haya interesado por ellas de una manera tan sistemática como Flammarion y Bozzano.
Es una lástima porque se trata de un campo de estudio extremadamente rico que aportaría elementos preciosos a los estudios destinados a desentrañar los fenómenos de la “Vida después de la muerte”.
+++++

EL ÚLTIMO MENSAJE DEL MARQUÉS
El marqués de Rambouillet bromeaba en cierta ocasión con su amigo y compañero de armas el marqués de Percy sobre la verdad o mentira de las cosas que suceden en “la otra vida”
Y convinieron en que el primero que muriese vendría a ver al otro para contarle las cosas que viera estando difunto.
3 meses más tarde, el primero marchó a Flandes para guerrear por encargo del Rey Luís XIV, y el marqués de Percy quedó en Paris aquejado por una enfermedad.
Habían pasado unos 2 meses, cuando a eso de las 6 de la mañana Percy escuchó moverse un día las cortinas de su cama y descubrió detrás de ellas a su amigo, con capote y botas.
Brincó rápidamente de la cama, manifestando su alegría y el deseo de abrazar al recién llegado, pero éste se hizo para atrás y manifestó que había muerto la víspera en el fragor de la batalla, y que sólo venía a cumplir con su promesa.
Añadió que todo lo que se decía de la otra vida era verdad.
Percy creyendo que el otro se estaba burlando, lanzó una carcajada, y siguió avanzando.
Precisamente en ese instante el marqués de Rambouillet se desvaneció en el aire.
El asombrado joven lanzó un grito y al momento acudieron varios sirvientes, y al explicarles éste lo sucedido le miraron como si estuviera loco.
Pero días después el correo trajo la noticia de la muerte de Rambouillet.
Poco tiempo después de haberse recuperado de su enfermedad y de la tremenda impresión recibida, el marqués de Percy murió en la primera batalla en la que intervino, tal y como se lo había predicho su amigo Rambouillet.
+++++

MUERTA PREMATURAMENTE

MUERTA PREMATURAMENTE
En el año de 1980 una mujer apellidada Durdana duró muerta durante 15 minutos, según el certificado médico que se le expidió, y después de ese tiempo, se levantó de la cama del hospital, como si nada hubiera pasado, diciendo que había visto un Jardín de Estrellas muy brillantes durante ese período.
Que ella no quería abandonar el lugar pero que súbitamente llegó un ser luminoso y le dijo que todavía no era el momento y así despertó en su cama.
+++++

EL HOMBRE QUE ESTUVO MUERTO.

EL HOMBRE QUE ESTUVO MUERTO.
El doctor Wiltse, de Skiddy, Kansas, Estados Unidos de Norteamérica, sufrió hace unos años una aventura muy singular.
Habiéndose sentido muy enfermo, se despidió de familiares y amigos y se acostó a esperar el final.
Más tarde contaría que estando en la cama sintió que subía como si fuera un globo, se separaba de su cuerpo y caía al suelo con suavidad.
Decidió entonces abandonar la habitación, y se dirigió a las puerta.
Vio a 2 amigos y se sorprendió que no le saludaran.
Dijo que nunca había vista las cosas con tanta claridad como en esos momentos.
Después de un modo que jamás pudo comprender, se levantó en el aire y emprendió un rápido vuelo, durante el cual contempló un paisaje muy variado.
Por fin vio una nube negra bajar sobre él, y cuando abrió los ojos se encontraba otra vez en su lecho, completamente curado.
En el volumen VIII de la Sociedad de Investigaciones Psíquicas de Nueva York figura este extraño caso, y se comenta el extraño vuelo del médico como una experiencia astral, que sucede a veces en personas que vieron la muerte muy de cerca.
¿Tuvo el doctor Wiltse una experiencia fuera de su cuerpo físico o soñó que lo abandonaba?
Difícil es contestar esta pregunta lo único que nos consta es la afirmación del doctor S. M. Raynes, que atendió a su colega durante su enfermedad y vio con gran sorpresa que por especio de un par de horas el enfermo
¡Estuvo prácticamente muerto!
+++++

EL ESPÍRITU QUE ATERRORIZO a un SOLDADO INGLÉS,

EL ESPÍRITU QUE ATERRORIZO a un SOLDADO INGLÉS,
Owen Davis, veterano de la guerra ha tenido que abandonar su residencia en Ilkeston, Inglaterra, porque un espíritu maligno le ha jugado toda clase de bromas pesadas, incluso llegó al grado de querer ahogar a su novia.
El ex soldado, quien combatió en Irlanda del Norte y fue herido en uno de los combates contra el eri (Ejército de Liberación Irlandés), dice que ya no podía soportar la vida en esa casa, pues las luces constantemente se prendían y apagaban, también se escuchaban ruidos extraños, las puertas se abrían y cerraban solas y otros fenómenos semejantes.
Owen Davis, quien habitaba en la casa junto con 2 amigos también soldados, dice que cuando llegaron a la vivienda ya sabían que estaba encantada, pero que no hicieron caso de las advertencias que les hicieron los vecinos y otras personas.
En cierta ocasión, cuando Owen Davis y sus compañeros dieron una fiesta, poco después de la media noche, ellos y sus invitados casi se desmayan al ver cómo una fuente de madera llena de frutas se levantaba de la mesa y flotaba en el aire suspendida en medio del salón, y luego se partió en mil pedazos y las frutas salieron volando en todas direcciones.
Uno de sus amigos asustado, decidió irse de la casa, entonces su novia se mudó con él, Elaine Short, de 29 años.
La joven se estaba acomodando apenas en la casa cuando se encontró con el fantasma de una mujer; era una dama de la época victoriana que tenía un vestido ceñido en la cintura y un sombrero muy extraño.
Elaine Short incluso escuchó el roce del vestido cuando la fantasma se movió.
Al día siguiente, Elaine Short se estaba lavando el cabello en el baño, cuando de pronto sintió en la espalda una extraña sensación como un escalofrío.
“De pronto sentí como si alguien me empujara fuertemente y metiera mi cabeza en el agua; empleando todas mis fuerzas pude sacar mi cabeza fuera del agua y corriendo despavorida llegué hasta la recámara donde encontré un gran desorden, pero no había nadie en casa; luego comencé a escuchar risas horribles.
La pareja continuó sufriendo los ataques del fantasma, como platos rotos, objetos flotantes, etcétera, hasta que finalmente cuando se encontraban al borde de la histeria, decidieron dejar la casa.
Ante tantos fenómenos anormales que impedían volver a ponerla en alquiler, el dueño decidió que lo mejor sería demolerla.
+++++

EXTRAÑOS SERES PELUDOS

EXTRAÑOS SERES PELUDOS

En México un antropólogo de la Universidad de Berkeley, California, Estados Unidos de Norteamérica llamado Brian Stross, publicó un informe acerca de los indios tzeltal que poseen extrañas leyendas.
Una noche Brian Stross y su ayudante indígena, medio comentaron estas leyendas de los ilhkáls ó ikals, pequeños seres negros, después de ver vagar por el cielo mexicano una extraña luz.
Los ikals son humanoides peludos y negros, que los indígenas encuentran con frecuencia y Brian Stross supo que:
Hará cosa de 20 años o tal vez menos, hubo muchas observaciones y este ser o de estos seres, y según parece varias personas trataron de atacarlos con machetes.
Un hombre fue seguido también por una pequeña esfera que se mantenía 1 ½ metros de él.
Después de varios intentos consiguió alcanzarla con el machete y la esfera se desintegró, dejando solamente una especie de ceniza.
Estos extraños seres ya fueron observados desde tiempos muy antiguos.
Volaban y atacaban a la gente, y en informes modernos, llevan una especie de cohete a la espalda y raptan a los indígenas.
Su informante dijo a Brian Stross, que varias veces los que se han acerca demasiado a los ikals, han quedado paralizados.
Estos seres habitan en cavernas que los indígenas evitan cuidadosamente.
Gordon Creighton, distinguido redactor de la revista Flying Saucer Review y antiguo miembro del Servicio Diplomático Británico, donde eran muy apreciadas sus cualidades en lingüística, tuvo ocasión de estudiar el folklore indígena durante algunas de sus estancias en Hispanoamérica.
Comentando el informe de Brian Stross, Gordon Creighton señala que términos como ike é ikal, se encuentran en todos los grupos Lingüísticos Maya-Soke:
Las palabras tzeltzal-ihk é thk´al (como adjetivo) significan sencillamente ser negro o simplemente negro.
En el lenguaje maya, ik significa aire o viento e ikal, espíritu, mientras ek quiere decir negro.
Los mayas kekchi, que habitan en la región de la Alta Vera-paz de Guatemala, mencionan a un kek.
Se dice que el kek (vocablo que significa negro en el dialecto ketchi del maya) es un ser parecido a un centauro, que vigila de noche la casa de su amo y ahuyenta a los visitantes al anochecer.
Negro, feo y velloso, es medio humano, pues tiene manos humanas, pero cascos de caballo.
Esta es una de las tantas leyendas locales mexicanas.
+++++

LA INQUISICIÓN.

LA INQUISICIÓN.
El “Santo Oficio” o “La Inquisición” como comúnmente se le conocía, nació allá por el año de 1215 en Europa, durante la represión contra los “Albigenses”, secta herética que fuera llamada así por ser originaria de la ciudad de AlbÍ en Francia. Organización creada por cuatro personajes muy distintos, pero todos ellos unidos por su “ardorosa defensa de fe católica”, a saber: el Papa Inocencio III, doña Blanca de Castilla, su ayudante personal el abad que luego fuera Santo Domingo y la entonces Reina de Francia.
Este tribunal ó Santo Oficio, después de creado y puesto a funcionar en toda su plenitud por la también nueva orden del mencionado Santo Domingo, fue utilizado durante muchos años como tribunal religioso para:
“Investigar y castigar en forma pública, llegando incluso hasta la tortura y la pena de muerte, los delitos contra la fe, tales como la herejía, la brujería, la blasfemia, la posesión de libros prohibidos, la bigamia, la limpieza de la sangre (como sí existiese tal cosa) etc.”
Aunque en realidad el motivo principal fue el problema de los judíos falsamente convertidos a la religión católica, quienes en secreto, seguían celebrando sus ritos judaizantes en sus ceremonias más íntimas.
Según constan en las propias actas del tribunal eclesiástico, 114,350 españoles fueron juzgados en esa magistratura, por alguna de las razones arriba descritas. “¡Debe proceder contra hombres y mujeres, vivos o difuntos, presentes o ausentes, culpables o simples sospechosos…!”
Tal y como lo aseguran algunos estudiosos, El Tribunal del Santo Oficio” ó “La Inquisición”, como una verdadera institución, se estableció en el territorio de la Nueva España hasta el 25 de enero de 1569, habiendo alquilando para tal fin, un edificio que estaba situado en la actual calle de República de Venezuela, en la cantidad de $300.00 mensuales, inmueble del que varias habitaciones se habilitaron rápidamente para servir como calabozos.
En el año de 1572 ya contaba con diez celdas, teniendo que habilitarse otra de las casas adjuntas, como una cárcel perpetua, por lo que el populacho empezó a conocer ésta callejuela como: “La calle de la Perpetua”.
Tardíamente, allá por el año de 1700, como resultaba muy caro el alquiler de tantas casas, se tuvo la feliz idea de hacer un palacio especialmente destinado a ser la sede permanente del “Santo Oficio” encargándole su edificación a un tal Pedro Arrieta quien terminó el inmueble en el año de 1732.
Aunque “todo el mundo” tiene una idea de lo que fue la siniestra organización y sabe de los procedimientos que empleaba para cumplir con su cometido, no está por demás dar un pequeño repaso de ellos.
El detenido que se enfrentaba a sus juzgadores, cubiertos por las capuchas de sus hábitos para que no se les reconociese, en ningún momento sabía cual era la razón por la que se le arrestaba, ni obviamente, quien era su denunciante, se le mantenía incomunicado absolutamente y cuando alguien alegaba no saber el porqué de la acusación, era condenado a sufrir el tormento “hasta que confesara sus crímenes”, para lo cual era enviado a la “Cámara de la Tortura”, la que contenía los diabólicos artefactos destinados para tal fin, de entre ellos podíamos destacar los siguientes:
Los cordeles apretados por todo el cuerpo del acusado, por medio de un torniquete de madera.
El agua que le era vaciada sin medida por medio de un embudo a la boca del atormentado.
El hambre, siendo privando de todo alimento el acusado y poniéndole un plato con comida, al frente.
La garrucha, que elevaba un garfio enganchado a la piel del preso por su espalda.
El brasero, que era una cama de ladrillos con parrilla y fuego en el interior, sobre la que se acostaba al preso.
La plancha caliente, similar a la anterior pero en lugar de parrilla tenía una plancha que era calentada al rojo vivo, y sobre la que se acostaba al acusado.
Las tablillas, que eran láminas metálicas apretadas por torniquetes, entre las cuales eran colocados los dedos del detenido.
El potro, artefacto al que se ataba el reo, resultando estrangulado por las correas apretadas por tornillos.
Las tenazas, grandes pinzas que calentadas al rojo vivo, servían para arrancarle pedazos de su carne al acusado.
El burro y el escarabajo, instrumentos parecidos a los anteriores.
Todos éstos inventos eran diabólicos, ni duda cabe, pero no debemos olvidar que tales artefactos u otros similares, no eran mas que el producto de la forma de violencia en que se vivía en esa época, ya que también los empleaban tanto las autoridades civiles como las militares, y todo era para obtener las confesiones que deseaban ó simplemente para escarmentar por su conducta a algunos habitantes de las poblaciones.
Pero, aunque así fue, que triste era suerte de la pobre gente que llegaba a ser acusada por tan siniestra organización, tan sólo por sus creencias religiosas, y peor aún, los que eran acusados sin motivo ni razón, únicamente por envidias personales.
Bueno, después de ésta pequeña reflexión, ahora examine, aunque sea en forma un tanto ligera, la manera “tan sutil” en que actuaba en sus interrogatorios, “El Tribunal del Santo Oficio” ó “Santa Inquisición” y para ello, ahora es conveniente leer lo que el padre Benedicto Durand, nos dice en un capitulo de su libro:
“Thesaurces anecdatorum”:
“De la manera de convertir a los acusados por el temor a la prisión y a la muerte”
“El que se halla encenagado en la herejía, puede ser convertido por el temor a la muerte.
Se le debe hacer esperar que todavía podrá concedérsele la vida si confiesa sus errores y denuncia a sus compañeros de secta.
Si rehusa hacerlo, enciérresele en un calabozo y désele a entender que hay testigos que declaran contra él, y que una vez convicto por el testimonio de los mismos será tratado sin misericordia y entregado a la muerte.
Al propio tiempo, debe alimentársele poco, a fin de que se sienta poseído mas fácilmente por el miedo.
Sólo podrán acercársele, de vez en cuando, fieles que con destreza y precaución, le adviertan simulando compadecerle, que le conviene librarse de la muerte y confesar su error, ofreciéndole que, si así lo hace, no será quemado.
Que le hablen bien con cariñosa voz, diciéndole que no tema confesar que ha dado oídos y crédito a herejes porque los creyeron hombres de bien.”
“Si empieza entonces a flaquear y a convenir en que oyó algunas veces discurrir a aquellos perversos, sobre el Evangelio, epístolas o cosas análogas, se le preguntará su propia opinión sobre cada materia.
Es necesario proceder con cautela, para que no advierta que buscáis que confiese que es hereje.
Solo con la sutil astucia se puede sorprender a esos zorros astutos.”
Estimado lector creo que, en respecto a interrogatorios, no hay nada nuevo bajo el sol ¿Verdad? Bien, prosigamos con nuestra reseña.
El sospechoso, después de haber sido atormentado y por ende “vaciado” de todo lo que pudiese saber, si acaso fuera encontrado culpable y sentenciado a morir incinerado en un “Auto de Fe”, además todavía debía padecer todo un “calvario” antes de llegar al túmulo funerario.
Para tener una ligera idea de cómo sucedía esto, creo que ahora necesita recurrir a las memorias del pirata Inglés Phillips Miles, condenado por ser “luterano”, pues según el Tribunal del “Santo Oficio”, esto era una herejía, y también por haber ofendido a la iglesia, pues se le acusaba de haber tomado cerveza en el cáliz de una parroquia y a las autoridades civiles en las ciudades de Campeche y Veracruz al mofarse de ellas y haberse burlado de los habitantes que trataron de evitarlo.
Así, en las cartas enviadas a sus familiares, éste corsario les cuenta de manera muy detallada, los problemas que tuvo con las autoridades de la Nueva España, pero mejor recurramos a su retórica:
“…y por último, mandaron levantar un gran tablado en medio de la plaza del Mercado, frente a la Iglesia Mayor y convocaron al vecindario con trompetas y tambores, anunciando un pregonero que todos los que quisieran acudir, oirían la sentencia de la Santa Inquisición contra los Ingleses herejes luteranos, y la verían ejecutar”.
“La víspera de la noche vino a la prisión donde estábamos, trayendo unos vestidos de loco que tenían dispuestos para nosotros, y llamaban sambenitos, los cuales son unos sacos de paño amarillo con cruces encarnadas adelante y atrás”.
“Así fuimos llevados, con una soga al cuello y en la mano una gran vela de cera verde apagada. La calle estaba llena de gente, y los guardianes de la Inquisición iban a caballo, abriéndonos paso”.
“Una vez que llegamos, sentados donde nos señalaron, subieron los inquisidores y con ellos el virrey y la Audiencia, que tomaron asientos bajo dosel, y a continuación muchos frailes Dominicos, Agustinos y Franciscanos, hasta el número de 300 personas”.
“Se hizo el silencio solemne, e inmediatamente empezaron a dar lectura a las sentencias. Hecho esto y acercándose ya la noche, llamaron a Jorge Rively, Pedro Monfrie y Cornelio “El Irlandés”, y los condenaron a ser reducidos a cenizas”.
“En el acto los enviaron al lugar de la ejecución en la misma plaza del Mercado, cerca del tablado, donde fueron prontamente quemados y consumidos…”
Después de ésta macabra narración, el acusado, al que otros investigadores llaman Miles Phillips, habla de lo acontecido a sí mismo y a otros compañeros, que junto con él, se salvaron de la incineración.
Cuenta que fue paseado a caballo por las calles de la ciudad, desnudo de la cintura para arriba, siendo azotado hasta chorrear sangre, entre las burlas del populacho, y que después fue recluido en un convento como prisionero, del cual se escapó, huyendo mas tarde fuera del territorio de la Nueva España.
+++++

LOS IMPLANTES EXTRAÑOS,

LOS IMPLANTES EXTRAÑOS,
Entre los pocos pobladores (1270) del pueblo de Chavarrillo a 15 kilómetros de Jalapa, la capital del estado mexicano de Veracruz, se ha encontrado que a varios individuos, entre ellos a una niña de 12 años y un cazador de armadillos que desapareció durante 2 días, y según sus familiares todos los pacientes, sufrían periódicamente de serios dolores de cabeza, náuseas, vómitos, irritaciones oculares y sueños recurrentes con seres de pequeña estatura.
Cuando consultaron con el doctor que les atendía, éste al no encontrar las posibles causas de tales dolores, les mandó a hacer radiografías del cráneo.
Cuando tales radiografías fueron analizadas por el facultativo, encontró que todos tenían extraños implantes subcutáneos en la cabeza, que cuando fueron analizados en los laboratorios de la facultad de medicina resultó que estaban construidos con iridio, litio y ciertos materiales que aún no se han podido analizar hasta el momento.
En cuanto les fueron retirados tales implantes; casi de inmediato cesaron los dolores craneales, los sueños recurrentes y los demás síntomas de los pacientes.
Entre la población en general existe la afirmación de que todas las noches como a las 8 de la noche un objeto circular giratorio, con una cúpula superior y con colores cambiantes que van desde el amarillo, al rojo y al azul se desplaza horizontalmente entre dos bajas colinas cercanas al pequeño conglomerado humano.
¿Quién o quienes les hicieron los implantes? ¿Será que están siendo usados como conejillos de Indias?,
Y si esto es así ¿Por qué y cual es el fin?
Estas como tantas otras preguntas, aún no tienen respuesta por el momento.
++++++

EL ESPIRITISMO,

EL ESPIRITISMO,
Esta doctrina que atribuye ciertos fenómenos metapsíquicos a la acción de un espíritu es decir a un Alma desencarnada.
Según el Espiritismo, la inteligencia humana no desaparece después de la muerte.
Continúa evolucionado en un medio que no está condicionado por el espacio y el tiempo, y puede manifestarse a los vivos por la acción de un “médium” que le proporciona la fuerza necesaria para hacerlo.
Los espíritus sufren una evolución de las esferas inferiores a las esferas superiores.
Cuando la evolución es suficiente, pueden recibir la misión de guiar a los mortales.
Como secta fue fundada en Francia por Allan Kardec (1804-1869) cuyo verdadero nombre era Hippolyte Rivail a quien su seudónimo le fue dado por un “Espíritu de Verdad” quien lo llamó con ese nombre que “había sido el suyo en tiempo de los druidas”.
Su vida fue virtuosa y laboriosa, pero apasionada y escribió numerosos libros entre ellos “El libro de los Espíritus” que ejerció una gran influencia, y cuyo sepulcro en el cementerio de Père-Lanchaise, cerca de París tiene la forma de un dolmen y siempre es el más florido de todos, pues muchos de sus adeptos llevan a cabo peregrinaciones a la sepultura de su fundador.
Actualmente la asociación tiene una difusión mundial con más 10’000,000 de adeptos en todo el mundo y sólo en Francia cuenta con una cifra de adeptos que varía entre los 600,000 y 1’000,000.
Existen dos sociedades principales en Paris: “Unión Espiritista de Francia” y la “Casa de los Espiritistas”.
Sus seguidores tienen frecuentes congresos internacionales como el de 1966 llevado a cabo en Londres presidido por el mariscal del aire británico, sir Hugh Downing.
Editan numerosos libros y revistas y el “Survie” es el periódico de la “Unión Espiritista de Francia” donde se informa que
“El espiritismo es el estudio de las leyes naturales que rigen después de la muerte.
Deriva de hechos rigurosamente observados y científicamente controlados.
No exige ningún acto de fe y proporciona la certidumbre absoluta de la existencia del alma y de su supervivencia”
Su fundador escribió en alguna ocasión:
“Sin un médium no es posible ninguna comunicación mental, descriptiva, física o de cualquier otra clase”
Actualmente los científicos mejor se orientan por el estudio de la parapsicología
+++++
EL ESPIRITISMO,
En forma breve se podía decir que El espiritismo (del latín espíritus, espíritu) es la doctrina que atribuye ciertos fenómenos metapsíquicas a la acción de un espíritu, es decir, a un alma desencarnada.
Según esta creencia, la inteligencia humana no desaparece después de la muerte.
Sigue evolucionando en un medio que no está condicionado por el espacio ni el tiempo, y puede manifestarse a los vivos a través de un médium.
Sobre todo gracias a H. Rivail (1803-1869), más conocido con el seudónimo de Allan Kardec, el espiritismo se ha constituido en una doctrina homogénea, basada en un considerable número de hechos.
Según el profesor Charles Richet
“La doctrina espiritista de Allan Kardec, es muy simple. No hay muerte para el alma.
Después de la muerte, el alma se transforma en un espíritu, que trata de manifestarse a través de ciertos seres privilegiados, que son los médium, capaces de recibir las órdenes e impulsos de los espíritus.
El espíritu trata de reencarnarse, es decir, volver a vivir bajo la forma de un ser humano, cuya alma sea.
Los espíritus conocen el pasado, el presente y el porvenir.
A veces se materializan y tienen el poder de actuar sobre la materia.
Estamos rodeados de espíritus.
Desde el punto de vista moral, se debe uno dejar guiar por los buenos espíritus que nos dirigen hacia el bien, y no escuchar a los malos espíritus, que nos inducen al error”
De hecho la doctrina espiritista es más compleja.
Según su principio fundamental, el Universo es, a la vez, materia y espíritu, elementos que evolucionan paralelamente.
En lo que concierne más particularmente al hombre, éste no sería como afirman los materialistas, una personalidad efímera, que saldría de la nada, sólo para entrar en ella al poco tiempo, sino que se trataría de una individualidad indestructible que proseguiría por su propio esfuerzo, así según el doctor Gustave Geley.
“En una inmensa serie de reencarnaciones y desencarnaciones, la progresiva evolución que debe liberarla de las sujeciones materiales y darle conciencia, libertad, amor dicha”.
Además y según el espiritismo, el hombre estaría constituido por tres partes esenciales: sobre el cual es inútil insistir, el periespíritu y el alma.
El periespiritu (del griego peri, alrededor y espíritu) sería un principio intermedio entre la materia y el espíritu, evolucionaría y progresaría al mismo tiempo que el alma, asegurando la conservación de la individualidad; fijaría los hechos acaecidos en el curso de una encarnación y serviría, de algún modo, como un sustrato orgánico para toda nueva encarnación,
El periespíritu es el desempeñaría un importante papel en los fenómenos llamados “materializaciones”, en cuanto al alma (del latín ánima, soplo, vida) sería –concepción que está de acuerdo con la acepción corriente- su principio espiritual, consciente y libre.
Comprendería –como lo indican los datos de la Psicología Clásica- una parte consciente y otra subconsciente, y sería posible poner de relieve ésta última en ciertos estados hipnóticos, mediúminicos o, simplemente patológicos.
Además, según el espiritismo, el alma estaría formada por unos elementos adquiridos en las anteriores encarnaciones y por otros conseguidos en el curso de su actual encarnación.
El espiritismo presenta algunos puntos comunes con la teosofía.
El espiritismo como práctica de invocación a los espíritus, fue condenado por un decreto del Santo Oficio con fecha del 30 de marzo de 1898.
+++++

ANTIGUA CARROZA VOLADORA

ANTIGUA CARROZA VOLADORA

Cheng-Tang
Fue construida por el ingeniero Chino Ki-Kung-Chi, siguiendo las órdenes del emperador Cheng-Tang en el año 1766 antes de Nuestra Era.
Y le puso el nombre de Fei-Chi, nombre con el que designaban los antiguos chinos a sus vehículos aéreos y que corresponde en nuestra lengua a “Carroza voladora”.
+++++

INCREIBLES VIAJES EN EL TIEMPO Y EL ESPACIO (Los extraños sucesos del Palacio de Versalles.)

INCREIBLES VIAJES EN EL TIEMPO Y EL ESPACIO
(Los extraños sucesos del Palacio de Versalles.)
Una cálida tarde de agosto de 1901, 2 maestras inglesas que habían ido a conocer los palacios y jardines de Versalles, antigua residencia de los últimos reyes de Francia, vivieron una extraordinaria experiencia
Un tiempo despues un hecho similar les ocurrió en el año de 1986, ya casi a finales del siglo XX, a otras 2 maestras inglesas cuando estaban de vacaciones también en Francia.
Paseaban conversando animadamente por los hermosos jardines del Palacio de Versalles, cuando de repente notaron como que una bruma extraña envolvía el panorama y súbitamente se encontraron transportadas a otra época, hecho que notaron por el tipo de los jardincillos diferentes a los que estaban visitando, con flores cuyo olor era diferente a los que previamente habían olfateado, y algunas veces se topaban con personajes vestidos a la usanza del siglo XVIII y tocados con tricornios, medias ajustadas y jubones con anchos cinturones y grandes hebillas, todo ello según la moda de aquella época; personajes que se pasaban de largo, como si ellas no existiesen, sin hablarles y sin contestar sus saludos.
Ambas maestras sumamente extrañadas continuaron caminando por aquellos senderos durante algún tiempo, hasta que nuevamente surgió aquella extraña neblina y todo el paisaje así como los personajes tornaron a la normalidad…
¿Qué había sucedido en este caso?
¿Acaso por circunstancias especiales habían viajado a través del tiempo, a otra época?
Este hecho que algunos tildaron de alucinación,
Pero:
¿Realmente sería una alucinación lo que vieron ambas amigas o acaso vivieron un viaje en el tiempo?
¿Y si así fue porque sólo presenciaron escenas de la época anterior a la Revolución Francesa?
Además existen otros casos parecidos como la visión y desaparición de un anciano soldado con uniforme antiguo que vieron en 1928, Claire Burroughs y Anna Lambert, un tiempo después en el año de 1940, la señorita Basset cuando visitaba el pequeño Trianón sufrió una especie de trance y vio diversos personajes que se desvanecieron paulatinamente;
Posteriormente el 21 de mayo de 1955 un abogado inglés y su esposa estando visitando Versalles, bajo una lluvia torrencial vieron corriendo alegremente a 2 personajes con tricornios, medias, zapatillas y trajes del siglo XVIII que llevaban a una alegre mujer por los brazos con vestido antiguo y escotado pero curiosamente ninguno de los 3 se mojaba mientras la pareja aunque iba cubierta con un paraguas recibía un “diluvio”.
¿Qué cosas tan extrañas suceden en ese hermoso Palacio Francés?
¿Será que ciertas personas o en determinadas circunstancias se trasladan en el tiempo y precisamente a la época un poco anterior a la Revolución Francesa?
+++++